El guión del derbi Guijuelo-Zamora no varió en exceso de los anteriores y tuvo el mismo desenlace que en la pasada campaña: Derrota de los rojiblancos. En esta ocasión los de Rícar cayeron por 2-0 en un campo que siempre se le ha dado mal a los zamoranos y que ayer no fue distinto. Del municipal de Guijuelo se volvió de vacío por tercera vez de las cinco que se ha visitado este campo de superficie artificial que tan mal se le da a los zamoranos, vayan bien o mal en la Liga.

La victoria de la Cultural Leonesa cortó una racha de tres derrotas consecutivas de un Zamora que parecía poder dar un paso al frente en Guijuelo pero que se quedó a verlas venir cuando en el último minuto del primer tiempo los locales daban el primer zarpazo a los rojiblancos que aunque quisieron reaccionar tras el descanso, fueron incapaces de perforar la portería contraria y para colmo de males en la recta final de la confrontación encajaron un segundo gol que Valentín Goffin lo metió en propia puerta.

Van ocho jornadas y con cuatro derrotas a cuestas, el Zamora comienza a alejarse peligrosamente de los puestos de cabeza para poder luchar por una nueva fase de ascenso. Este equipo no acaba de arrancar y a lo mejor cuando el motor comience a sonar bien, podría ser demasiado tarde. Rícar tiene mucho trabajo por delante para hacer que este equipo vaya hacia arriba y aunque todavía es muy pronto, quizá sería bueno empezar a plantearse algo para cuando dentro de algo más de dos meses se abra el mercado de invierno y es que, hoy por hoy, a este equipo, entre otras cosas, le falta un «cerebro» en el centro del campo, algo de lo que Rícar huyó de hablar ayer. Tiempo al tiempo.

Esta vez no fue en el primer minuto de la primera mitad y sí en el último cuando el Zamora recibió el primer mazazo del rival, Guijuelo, en forma de gol. Había sido un primer tiempo de auténtico bostezo y de un impresionante aburrimiento con dos equipos que ofrecieron un fútbol de baja calidad y de nulo carácter ofensivo. Al Zamora el 0-0 parecía venirle bien y los locales tampoco arriesgaron lo más mínimo. Con un disparo muy desviado de Iker Alegre y con otro lanzamiento de Iván Otero que pegó en un defensa y que acabó en córner, comenzó un derbi que iba a ir de más a menos.

Fue en el minuto ocho cuando los de Ángel Crego lograron conectar el primer disparo a puerta tras una falta que sacó Juanfer y que cabeceó Karanka para que Félix Campo detuviese en dos tiempos.

La aglomeración de fútbolistas en el centro del campo no permitía ni a Guijuelo ni a Zamora hacerse con el dominio del encuentro en dicha franja del campo. Los pelotazos arriba y los balonazos hacia el área contraria sin dirección alguna eran la nota predominante por parte de salmantinos y zamoranos.

Ni Neftali e Iturralde por parte de los locales, ni Curro ni Agustín por parte de los zamoranos eran capaces de marcar el ritmo de un encuentro que avanzaba con más pena que gloria y que de vez en cuando deparaba algún que otro esférico fuera del recinto deportivo como consecuencia de pésimos pases.

Arriba, en los locales Karanka no tenía ningún tipo de apoyo y en los rojiblancos a Yago no le llegaba ningún balón en condiciones de ser jugado con un mínimo peligro. El 0-0 era lo más justo.

Al filo de la media hora Leroy enganchó un lanzamiento desde la frontal del área que se perdió por encima del larguero de la portería defendida por un Félix Campo que tenía una tarde tan plácida como el cancerbero rival, Montero que vio como en el minuto 42 Duque ensayaba el disparo desde fuera del área pero no le causaba mayores problemas para detenerlo en dos tiempos.

Cuando todo apuntaba a que el primer tiempo iba a concluir sin goles, llegó una falta más que dudosa de Goffin sobre Neftali que además el colegiado castigó con tarjeta amarilla al central zamorano. Leroy sacó la falta, se produjo un rechace dentro del área del Zamora y el balón cayó a los pies de Iturralde que empalmó al fondo de las mallas con un disparo ajustado al poste derecho. Era el triste final de la primera parte para un Zamora que sigue encajando goles absurdos y momentos claves de los encuentros.

Durante el descanso Rícar se lo pensó dos veces y con el marcador en contra efectuó el primer cambio en su equipo. El míster rojiblanco dejó en la caseta a Agustín para dar entrada en el campo a Gerardo Masini en punta, situó a Iker por la banda derecha, a Capi por la izquierda y a Yago como enlance entre el centro del campo y la delantera. Y nada más reanudarse el segundo tiempo Masini luchó al borde del área por un balón que se acabó llevando entre dos defensas para disparar pegado a la base del poste izquierdo, perdiéndose el esférico por la línea de fondo. La respuesta de los locales llegó a renglón seguido con un lanzamiento excesivamente cruzado de Juanfer que no encontró ningún tipo de oposición para armar su pierna y tirar a puerta. Dos fueras de juego marcados por uno de los auxiliares a Karanka evitaron males mayores para el Zamora ya que el delantero se quedaba solo encarando a Félix. Eran momentos en los que el Zamora parecía más a merced que nunca del rival.

Rícar volvía a mover el banquillo para cambiar a Iker Alegre por David Ferreiro. Un disparo duro y raso de Capi que detuvo bien Montero sacaba a los rojiblancos de su cueva. Masini le había dado otro aire al ataque de un Zamora que iba a disfrutar de una ocasión inmejorable para haber empatado la contienda en un buen centro del recién incorporado Ferreiro que Gerardo Masini, de forma incomprensible, cabeceaba lejos del marco local cuando daba la impresión que lo más fácil hubiera sido encontrar marco.

Para colmo de males, el coleFegiado no quiso ver una clara mano de Txoperena dentro del área tras un centro de Ferreiro.
El partido se abría y el Guijuelo lo aprovechaba para hilvanar otra jugada en ataque que cabeceó Karanka rozando el larguero.
Otero sacó una falta desde su campo, el balón se le escapó al guardameta Montero y fue repelido por la cruceta izquierda en lo que fue una ocasión de oro para igualar. Al árbitro se le acabó viendo el plumero cuando en el minuto 78 castigó con amarilla un codazo de Neftali a Duque, una acción que pudo haber dejado al Guijuelo con diez si el colegiado hubiese sido valiente. El encuentro se acabó a los 82 minutos cuando la mala suerte se cebó definitivamente con el Zamora. Leroy sacaba un córner hacia el segundo palo donde Valentín Goffin en su intento de despejar el balón lo introduce en su portería para hacer subir el 2-0 en el marcador. Todo estaba visto para sentencia y hasta Oscar Martín tuvo en sus botas un tercer gol pero su disparo se perdió por la línea de fondo rozando el poste izquierdo.

Al Zamora se le habían acabado los argumentos para intentar empatar un encuentro en el que los rojiblancos volvieron a ser un querer y no poder desde que el partido se había puesto cuesto arriba al final del primer tiempo.

CD Guijuelo: Montero, Juli Ferrer, Iturralde, Del Prado (Silvano m. 74), Leroy, Txoperena, Juanfer, José Rodríguez, Karanka (Óscar Martín m. 72), Neftalí, César Caneda.

Zamora CF: Félix Campo, Otero, Agustín (Masini m. 45), Duque, Yago, Capi (Txiki m. 67), Iker (David Ferreiro m. 55), Edu roldán, Goffin, Curro y Robert.

Árbitro: Dirigió le encuentro el colegiado gallego Vidal Araujo asistido en bandas por Leirós Fernández, y García Parada, penosa actuación del trencilla y de sus dos asistentes. Por el Guijuelo vieron amarillas Juli Ferrer, Iturralde, Juanfer, y Neftalí, por el Zamora CF la vieron  Edu Roldán y Valentín Goffin.

Goles: 1-0 Iturralde min. 45, 2-0 Goffin (p.p.) m. 83

Incidencias: Estadio Municipal de Guijuelo, unos 400 espectadores.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.