El próximo día 12 de diciembre de 2009, las centrales sindicales UGT-CCOO han convocado una movilización general en Madrid bajo el lema “El trabajo lo primero. Por el dialogo social.” Con ello pretenden denunciar la situación por la que atraviesa la economía, desbloquear la negociación colectiva pactada y firmada y recuperar el diálogo social, con la perspectiva de no aceptar viejas, simples y fracasadas recetas que debiliten y recorten los derechos laborales y la protección a los trabajadores y trabajadoras.

Ante esta movilización, lo primero que tenemos que hacer es felicitarnos y congratularnos porque estas dos organizaciones sindicales hayan apostado por la movilización de las personas asalariadas, esencialmente, acogidas a esos convenios bloqueados.

Pero, conviene ser rigurosos y preguntarnos por ¿cuáles son los motivos reales de esta convocatoria? Sendas centrales nos llaman a las trabajadoras y trabajadores a participar en esa movilización en defensa de un capitalismo con reglas, de un sistema financiero con más controles, un desarrollo sostenible y un estado fuerte, según su propio manifiesto. Es decir, no plantean una ruptura con el modelo económico-social neoliberal y capitalista que nos ha llevado a la ruina a la mayoría social.

Desde la CGT consideramos imposible seguir adelante con el mismo sistema económico, productivo y social que nos ha llevado a esta ruina, que es por naturaleza injusto y desigual. Creemos que este sistema es inasumible para quienes los sufrimos, trabajadores y trabajadoras, y no se puede contribuir a su fortalecimiento si no que es preciso un nuevo sistema que garantice el reparto de la riqueza y el trabajo, los derechos sociales y servicios públicos para todos y todas, un sistema que no siga basándose en el consumismo, el desarrollismo ilimitado, en la depredación de la naturaleza y los recursos del planeta, un sistema nuevo que no condene al paro estructural y al hambre a millones de seres humanos.

Pensamos que está bien movilizarse por el desbloqueo de la negociación colectiva del 2009 pero, hay que dar un paso más y pensar en los millones de personas desempleadas y desregularizadas en sus condiciones laborales.
Parece que UGT-CCOO obvian la desastrosa situación por la que pasan más de cuatro millones de paradas y parados y millones de trabajadoras y trabajadores precarios e indefensos que lo son, entre otras razones, por la continua rebaja de derechos posibilitada por esos mismos convocantes después de años de reformas laborales pactadas, subcontratas, convenios miserables, dobles escalas, acuerdos interconfederales, despido libre, etc� Para CGT, estamos ante una movilización muy parcial, concreta, circunscrita al desbloqueo de la negociación colectiva que plantea pocas exigencias hacia la patronal y hacia el cambio de rumbo de las políticas económicas del gobierno.

Por otra parte, entendemos en la CGT que, esta es una movilización sectaria y partidista, puesto que no se han buscado, sindical y socialmente, consensos, complicidades ni apoyos para la realización de la misma en torno a unos objetivos comunes. Estamos, básicamente ante un acto de marketing sindical, más que una movilización social general que busque soluciones definitivas a la mayoría social que sufre la crisis capitalista.

No olvidemos que estos mismos convocantes están planteando ya una nueva Negociación Colectiva a 3 años vista, han firmado un acuerdo que permite congelar los salarios de los funcionarios públicos, se prepara la venida de una nueva Reforma Laboral que siga haciéndole ganar al capital a costa de la clase trabajadora y una Reforma de las Pensiones que nos haga trabajar más años para poder cobrar menos pensión. Es por tanto una manifestación vacía en sus exigencias.

Por todo ello, la CGT considera que es preciso movilizarse y movilizar a toda la sociedad para dar una respuesta contundente que permita exigir, sin limosnas ni caridad, de la patronal y del gobierno, soluciones verdaderas a los problemas sociales y laborales del conjunto de la clase trabajadora del estado español. La manifestación del día 12 de UGT y CCOO no puede servir para cerrar definitivamente el proceso movilizador y acallar el ansia de respuestas que esperan millones de personas explotadas.

Con esta movilización del día 12, los sindicatos convocantes nos dicen que todos tenemos que arrimar el hombro, que todos tenemos que hacer esfuerzos para pagar la crisis. En CGT decimos que la crisis la deben pagar los responsables de la misma, con medidas políticas y fiscales que les obliguen a asumir sus responsabilidades, que les obliguen a devolver lo estafado, con medidas fiscales progresivas que obliguen a pagar a quien más tiene y se ha enriquecido a costa de la mayoría social. No vamos a resignarnos ante la pérdida de derechos y libertades, no vamos a aceptar nuevos pactos sociales en los que los trabajadores y trabajadoras también somos señalados como responsables y culpables de su avaricia, egoísmo, soberbia y prepotencia.

Es necesario trazar un nuevo rumbo, el de la confrontación directa contra el capital y sus gestores, el de la suma de voluntades para la consolidación de una verdadera alternativa social y laboral. Es preciso construir un nuevo sistema social y económico basado en la satisfacción de necesidades del ser humano y no en la lógica del mercado, basado en el decrecimiento del consumismo, desarrollismo y productivismo y que permita el crecimiento de lo social, lo público, los derechos y libertades para todas y todos.

Esperamos ver a estas centrales sindicales que ahora nos convocan, en futuras movilizaciones generales que se planteen desde la unidad, sin sectarismo, ni protagonismos, para proponer soluciones que beneficien a la mayoría social, nuevas movilizaciones amplias social y sindicalmente en defensa de los derechos laborales y sociales de todas y todos.

En la CGT estamos comprometidos y trabajando desde hace meses en la construcción de una gran movilización social y huelga general que dé respuesta a la crisis económica actual, que aglutine todas las luchas parciales que venimos desarrollando empresa a empresa, ERE a ERE, despido a despido, sector a sector. Así se lo hemos transmitido a estas centrales sindicales que ahora convocan unilateral y parcialmente.

Así, hacemos un llamamiento a estas y al resto de organizaciones sociales y sindicales para la ocupación de la calle, a que nos movilicemos contra la crisis del sistema capitalista, a que utilicemos nuestra fuerza y capacidad de convocatoria para permitir que afloren las ganas de gritar, las ganas de expresarse libremente y de luchar, que las trabajadoras y trabajadores tenemos desde hace tiempo.

Es absolutamente necesario convocar una protesta general que aglutine a todos las trabajadoras y trabajadores de todos los sectores de la producción, una movilización que permita plasmar ante la sociedad el nivel de precariedad, de desesperación, de rabia contenida que está alcanzando la clase trabajadora y las clases populares.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.