La prestigiosa agencia internacional Moody’s ha decidido mantener la elevada calificación crediticia de Castilla y León (Aa1, con perspectiva estable), lo que confirma la solvencia de las finanzas de la comunidad autónoma a pesar de la crisis. La valoración asignada a la región es la segunda mejor nota posible. Con ello Moody’s reconoce la capacidad de Castilla y León para la devolución del capital y el pago de los intereses en las operaciones de endeudamiento.

La buena calificación obtenida por Castilla y León es síntoma de fortaleza crediticia, lo que permite transmitir tranquilidad y seguridad a los futuros inversores. La confirmación de este ‘rating’ tiene una trascendencia aún mayor en el contexto actual, marcado por el impacto de la crisis financiera y la intensa recesión económica.

Castilla y León mantiene su alta calificación crediticia al ratificar Moody’s Investors Service la categoría Aa1, con perspectiva estable, que le viene asignando desde el año 2006. Esta opinión, recogida en un informe que se acaba de hacer público, es fruto de un profundo análisis sobre la situación económica, presupuestaria y financiera de la región.

Tras este examen, la agencia considera que la comunidad se caracteriza por unas “sólidas magnitudes financieras” que se concretan en una prudente gestión presupuestaria, un nivel de deuda reducido (Castilla y León es la tercera comunidad española menos endeudada en relación al PIB) y saldos presupuestarios positivos.

El dictamen de Moody’s, que no sólo se basa en el análisis histórico de los datos sino que también valora la fortaleza del crédito en el futuro, concluye que Castilla y León dispone de una capacidad financiera fuerte para hacer frente a las obligaciones que ha contraído. Tanto es así, que el indicador ponderado del riesgo crediticio que atribuye a la región es de únicamente 3 en una escala de 1 a 21 (donde 1 representa el riesgo crediticio más bajo y 21 el más elevado).

DEUDA REGIONAL ATRACTIVA

El hecho de que Castilla y León haya mantenido su valoración es muy relevante en la situación actual, en la que todas las administraciones públicas tienen dificultades para acceder a la financiación que necesitan. En un contexto de gran competencia en los mercados internacionales en demanda de recursos, el juicio emitido por las agencias internacionales continúa siendo un elemento básico y decisivo para los inversores.

Por lo tanto, que Castilla y León haya revalidado por tercer año consecutivo su alto nivel de calificación tiene gran trascendencia para las finanzas de la comunidad, ya que nos coloca en una situación ventajosa frente a otros emisores y permite mantener el atractivo de la deuda regional ante los potenciales compradores. Esta confirmación cobra si cabe más importancia en un momento en el que se están revisando a la baja algunas de las valoraciones otorgadas.

COMPROMISO CON LA TRANSPARENCIA

La Consejería de Hacienda de la Junta de Castilla y León, que dirige Pilar del Olmo, encarga desde 1993 a la agencia especializada Moody’s la calificación financiera de la región. Con ello incorpora un mayor grado de transparencia y fiabilidad a la información pública, lo que reduce la incertidumbre de los posibles inversores en obligaciones de deuda pública de la comunidad autónoma.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.