El comité técnico de seguimiento del Plan de conservación y gestión del lobo en Castilla y León reunido hoy en Valladolid, ha dado el visto bueno al programa de actuaciones para 2009, así como la memoria de actividades llevadas a cabo durante el ejercicio anterior. Además, la Consejería de Medio Ambiente ha informado de la propuesta de cupo de caza de lobo para la  temporada 2009/2010, que se establece en un máximo de 143.

Lobos en Castilla y Leon

El comité técnico de seguimiento del Plan de gestión del lobo está conformado por personal de las consejerías de Medio Ambiente y Agricultura y Ganadería, así como por representantes de las asociaciones conservacionistas, de las organizaciones profesionales agrarias, de las universidades públicas de la Comunidad, de la Federación Regional de Caza y del Consejo de Caza de Castilla y León.

Entre las actuaciones programadas a desarrollar en 2009 cabe destacar:

– Desarrollo de un estudio para la puesta en valor de las construcciones tradicionales ligadas al lobo (loberas, cabañas pastoriles, etc) en el norte de la provincia de Burgos.

– Convenio con ADIF para el desarrollo de un estudio de las poblaciones de lobo y sus movimientos mediante técnicas de radioseguimiento.

– Integración de la información correspondiente al seguimiento y avistamiento de lobos en Castilla y León en el Sistema de Información Geográfica de Medio Natural  (SIGMENA).

– Presentación del Plan de conservación y gestión del lobo en Castilla y León en el marco de la Guía de elaboración de planes de manejo para grandes carnívoros de la Unión Europea, en Bruselas en septiembre de 2009.

– Realización de jornadas teórico-prácticas dirigidas a los integrantes de las patrullas de seguimiento de fauna.

– Continuación del seguimiento genético de la población de lobo.

– Puesta en marcha del centro de cría de mastines de Valsemana (León).

El Plan de conservación y gestión del lobo en Castilla y León, aprobado en abril de 2008, contempla una inversión de 5,7 millones de euros durante un periodo de diez años con el objetivo de asegurar la protección de la especie y prevenir daños a la ganadería. El citado plan establece cinco las líneas de actuación: compatibilización con la ganadería, control de la mortalidad no natural de la especie, aprovechamiento de la especie, investigación y seguimiento e información, educación y sensibilización. Según el último censo oficial disponible, en Castilla y León hay 150 manadas y unos 1.500 ejemplares, protegidos al sur del río Duero y especie cinegética en el resto.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.