En cualquier caso, el punto de inflexión fue su papel de abogado con crisis de conciencia en la cinta de suspense El inocente (2011), un trabajo discreto pero con suficiente gancho como para que directores como William Friedkin o Steven Soderbergh empezaran a llamarle por teléfono. Con el director de El exorcista, McConaughey interpretó a un asesino a sueldo que se enamora de la hermana del …

No hay comentarios