Al término del verano, repasamos los campamentos que las parroquias, centros educativos y asociaciones de la Diócesis de Zamora han llevado a cabo, con la participación de más de 1200 niños y 240 monitores y personas encargadas de su cuidado. Las instalaciones de Cáritas Diocesana junto al Lago de Sanabria han acogido gran parte de estas actividades.

 La Iglesia siempre ha cuidado el ocio y el tiempo libre como un espacio educativo integral, y por eso la Diócesis de Zamora, a través de sus diversas parroquias, colegios, institutos religiosos y asociaciones, lleva muchos años organizando campamentos de verano. Hoy mismo termina el último de este verano, el que ha convocado el Arciprestazgo de Aliste.

Junto al Lago de Sanabria, en un enclave privilegiado, dentro del término municipal de Vigo de Sanabria, Cáritas Diocesana de Zamora tiene tres campings por los que pasan todos los años cientos de chavales. La Delegación Diocesana de Enseñanza ha vuelto a organizar, un año más, el Campamento Diocesano, en agosto; y lo mismo ha hecho en julio la Asociación de Tiempo Libre Azemur, dependiente de Cáritas Diocesana.

Varias parroquias de la capital han llevado también a los más pequeños a las instalaciones diocesanas junto al Lago de Sanabria: San Lorenzo, San José Obrero y San Lázaro. El arciprestazgo de Benavente también se ha aprovechado de esta oportunidad, y los Scouts de esta localidad, además de las parroquias de Monfarracinos, Moreruela de los Infanzones, Molacillos y Cubillos. El último turno ha sido el del Arciprestazgo de Aliste, con su campamento “Como enanos”, que ha contado con la participación de niños y monitores de la Guareña y la tierra del Vino.

El uso de los campings de Cáritas se ha abierto a instituciones eclesiales de fuera de Zamora, como los Salesianos de León y las Salesianas de Guadalajara. En total, alrededor de 740 niños y adolescentes, y 160 monitores y responsables han pasado este verano por estas instalaciones diocesanas en Sanabria.

No se quedan ahí las actividades veraniegas que congregan a niños de toda la provincia y de otros lugares. Como otros años, otras dos entidades han organizado campamentos muy concurridos. La primera es la Parroquia de la Natividad de Zamora, que bajo la dirección del sacerdote Francisco Díez ha reunido durante los meses de julio y agosto a 170 chavales y 20 monitores y ayudantes, en las instalaciones que tienen en la localidad de Sejas de Sanabria, en una convocatoria que lleva celebrándose 38 años sin interrupción.

También se sitúan aquí los campamentos que convocan el sacerdote claretiano Fernando Sotillo y la Asociación Juvenil y Deportiva de Tiempo Libre “Peña Negra”, y que desde hace 24 años se celebran en Doney de la Requejada. 286 niños y adolescentes, acompañados por 53 monitores, han disfrutado en cuatro turnos de las actividades educativas y lúdicas en la ribera del río Negro.

La mayor parte de los responsables de estos campamentos coinciden en apuntar un ligero aumento de la participación este año. Otras parroquias, colegios religiosos y entidades diocesanas también han organizado campamentos urbanos y convivencias con niños y jóvenes en nuestra provincia, y por ellos ha pasado otro buen número de niños y adolescentes.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.