(EFE) El funeral se ha celebrado esta tarde en la iglesia parroquial de San Pedro, en Villalobos (Zamora), que se ha quedado pequeña para acoger a más de un millar de asistentes que han despedido a las dos hermanas y sus respectivos maridos, que fallecieron tras salirse de la vía, caer por un puente y volcar el turismo en el que viajaban.

La presencia de representantes agrarios en el funeral se debe a que uno de los matrimonios eran los padres del actual presidente de la cooperativa TEO (Tera-Esla-Órbigo) de Benavente (Zamora), Alberto Fernández Burón.

Por este motivo, en el funeral han estado presentes representantes de organizaciones agrarias, como el secretario regional de UPA, Julio López, responsables de cooperativas, como el gerente de Cobadú, Rafael Sánchez Olea, o cargos institucionales como el procurador regional del PP Óscar Reguera o la subdelegada del Gobierno en Zamora, Pilar de la Higuera.

Los cuatro fallecidos eran vecinos de Villalobos, desde donde ayer se dirigían a Villalpando para asistir a una comida familiar con la hija de uno de los matrimonios, para compartir los regalos de Reyes.

Uno de los matrimonios, que tenía cuatro hijos, estaba formado por Amós Fernández y Ángela Burón, de 81 y 77 años, respectivamente, mientras que el otro, que no tenía descendencia, estaba formado por Magín Francisco Fernández, de 92 años, y Consuelo Burón, de 81.

Por causas que se desconocen, el vehículo en el que viajaban se salió por la margen derecha de la carretera en un tramo recto y cayó por un puente de unos tres metros de altura.

Las cuatro víctimas mortales recibieron sepultura a media tarde en el cementerio municipal de Villalobos, tras la misa de funeral celebrada en la iglesia parroquial de la localidad.

El comienzo del año en las carreteras zamoranas ha sido trágico, ya que ayer también falleció un peatón atropellado por un camión en una calle de la localidad de Toro.

Además, el pasado martes por la tarde una joven portuguesa falleció al precipitarse accidentalmente por un viaducto tras salir desorientada de uno de los turismos que habían colisionado por alcance, en la autovía Rías Bajas a la altura del término municipal de Robleda-Cervantes.

A estas muertes en las carreteras hay que añadir la de un chico de 16 años que falleció en la madrugada del 1 de enero en Moraleja de Sayago, después de que el turismo en el que viajaba colisionara con un muro, lo que también produjo heridas al conductor.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.