Hoy se ha hecho pública la concesión del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010 a la organización no gubernamental para el desarrollo Manos Unidas. La delegación de esta institución de la Iglesia católica en la Diócesis de Zamora agradece el apoyo de los zamoranos a su candidatura y está recibiendo las primeras felicitaciones.

 Manos Unidas, la organización católica española dedicada a la promoción del desarrollo y a la lucha contra la pobreza en todo el mundo, acaba de ser galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010. El fallo ha sido hecho público esta misma mañana por la Fundación Príncipe de Asturias.

El Jurado de estos premios, reunido en Oviedo, ha decidido conceder el premio a Manos Unidas que “a lo largo de su medio siglo de existencia, viene prestando su apoyo generoso y entregado a la lucha contra la pobreza y en favor de la educación para el desarrollo en más de sesenta países y, además, por su contribución, en los últimos años, en proyectos específicos cuya meta es combatir el hambre y reducir la mortalidad materna en el mundo”.

Los integrantes de Manos Unidas en Zamora, aunque ya sabían la noticia extraoficialmente desde ayer, han conocido el resultado definitivo esta mañana por los medios de comunicación. La sede de esta organización en la Casa de la Iglesia (Seminario San Atilano) ha comenzado enseguida a recibir las felicitaciones de zamoranos simpatizantes y colaboradores, que se han acercado o han llamado por teléfono para felicitar a los voluntarios de la institución.

Pilar Pilo, delegada de Manos Unidas en Zamora, ha expresado su alegría y su gratitud. Según explicaba, “desde la Delegación de Manos Unidas en Zamora damos las gracias a todas las personas que han apoyado esta candidatura, y en nombre del voluntariado que en estos 50 años han colaborado en esta Delegación en la lucha contra el hambre, damos las gracias a todos los zamoranos que de cualquier manera han aportado su ayuda y su cariño a Manos Unidas”.

El Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, además del prestigio y el reconocimiento público que supone, trae consigo una dotación de 50.000 euros. Preguntada Pilar Pilo si hay destino pensado para este dinero, responde enseguida que “Manos Unidas ha decidido dedicarlo, como siempre, a otro proyecto más, que se llevará a cabo, en concreto, en Haití”.

Manos Unidas cuenta en la Diócesis de Zamora con una treintena de voluntarios, que canalizan las ayudas económicas de los zamoranos, en su campaña que dura todo el año, aunque tiene su momento de mayor actividad en el mes de febrero.

Manos Unidas se suma así a los premios Príncipe de Asturias recibidos en años anteriores por otras personas e instituciones vinculadas a la Iglesia católica, como Cáritas Española, el obispo Nicolás Castellanos, Vicente Ferrer, el Camino de Santiago, las Hijas de la Caridad, el cardenal Carlo Maria Martini y el sacerdote Ángel García, fundador de los Mensajeros de la Paz.

Desde su creación en 1960, Manos Unidas ha financiado ya más de 25.000 proyectos dirigidos a la educación, la sanidad, el desarrollo agropecuario, la promoción social y la promoción de la mujer en más de sesenta y cuatro países de todo el mundo. Manos Unidas está presente en toda la geografía española, a través de 71 delegaciones, 4.000 voluntarios y más de 80.000 socios. El 93% de los fondos que recauda Manos Unidas se destinan íntegramente a los citados proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo para combatir la pobreza y hacer posible otra humanidad mejor, más justa y solidaria.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.