Los integrantes del parque de bomberos de Zamora posaron para la elaboración de un calendario con el que pretenden rendir homenaje a Luis Ángel Puente, el compañero fallecido el año pasado durante el rescate de tres piragüistas en el Duero.   Con el calendario, además, pretenden recaudar fondos para sufragar los estudios de los dos hijos del bombero fallecido.

   En el calendario, los bomberos aparecen realizando las tareas propias de su trabajo, desde la extinción del fuego al rescate de personas atrapadas en un accidente, pasando por el rastro de un cauce fluvial desde una barca o el control de una fuga de gas corrosivo.

   Las imágenes, según destacó Felipe Peralta, se corresponden con el entrenamiento realizado habitualmente por los bomberos de la capital para estar preparados ante cualquier contingencia.

   Los calendarios se venderán a un precio de cinco euros y se han editado 3.000 ejemplares.

   El hecho de que el calendario esté dedicado a Luis Ángel Puente hace que su recuerdo esté presente por todas partes: el almanaque se inicia con una de las frases favoritas del fallecido y que solía repetir con frecuencia a sus compañeros: “la vida es una emergencia, hay tanto por hacer… Y tan poco tiempo”.

   Además, la foto del bombero fallecido aparece junto con las del resto de bomberos de la ciudad en el mes de octubre.

   Especialmente difícil fue lograr la instantánea correspondiente al mes de abril, que es la correspondiente al rescate fluvial, precisamente la actividad en la que perdió la vida Puente cuando intentaba salvar a los piragüistas.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.