En una entrevista con la edición estadounidense de Rolling Stone, admite que se siente acabado. Estas palabras llegan un par de meses después de una actuación en el Howard Theatre de Washington, donde pronunció la siguiente frase para pasmo de la concurrencia: “Jesús, ayúdame. Casi ni puedo respirar, es horrible”.

Jesús, ayúdame. Casi ni puedo respirar, es horrible

Richard, sin …

No hay comentarios