Wilson sigue siendo una figura muy controvertida para los historiadores estadounidenses, aunque Berg reconoce que es su héroe personal y que tenía una foto del presidente en su habitación de niño. De hecho estuvo trabajando en esta biografía durante 12 años.

No hay comentarios