La Junta ingresó 343,6 millones de euros por los impuestos y tasas que tiene cedidos durante los primeros seis meses de 2010, una cantidad muy similar a la contabilizada en las mismas fechas del año pasado. Esta cifra implica una estabilización de los ingresos tributarios de la comunidad después de dos años de caída, recuperación a la que han contribuido de manera decisiva los impuestos de Transmisiones Patrimoniales y sobre Determinados Medios de Transporte.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales ha sido el tributo cedido que mejor se ha comportado de los cuatro que gestiona el Gobierno autonómico. Sumó 89,3 millones de euros a las cuentas regionales en el primer semestre de este año, lo que supone un relevante incremento del 35,7% respecto a idéntico periodo de 2009. Esta subida es consecuencia del aumento en las transmisiones de bienes de segunda mano, y fundamentalmente de la compraventa de viviendas usadas.

En contraste con esto, entre enero y junio se produjo una reducción de los ingresos por el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que alcanzaron los 80,8 millones. Esta partida registra un descenso del 20,8% en relación al año pasado, que está motivado por la disminución de operaciones inmobiliarias como la adquisición de viviendas nuevas o terrenos o la formalización de escrituras, debido a la crisis del sector de la construcción.

También cayó la recaudación por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que aportó 59 millones a las arcas del Ejecutivo de Castilla y León, el 4,2% menos. Este descenso deriva del beneficio fiscal implantado el 1 de enero de 2008, por el que las transmisiones de este tipo de padres a hijos y entre cónyuges están bonificadas al 99%.
El último tributo cedido que gestiona la Junta es la Tasa del Juego, que obtuvo unos resultados prácticamente iguales a los del primer semestre del año pasado, estabilizados en casi 42 millones de euros (-0,18%).
Dos Tributos gestionados por el Estado y uno propio
De los dos tributos cedidos a Castilla y León que están gestionados por el Estado el que tuvo un comportamiento más positivo es el Impuesto sobre Determinados Medios de Transporte. Los ingresos por este concepto crecieron el 18,3% en el primer semestre de 2010 en comparación con 2009, hasta los 19,5 millones de euros, como consecuencia del incremento en las matriculaciones de vehículos.
No ocurrió lo mismo con la recaudación por el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Hidrocarburos, que disminuyó un 2,7% hasta situarse en 38,3 millones de euros. Entre las razones que explican esta caída figura el menor consumo de combustible.
En el apartado de tributos propios figuran las Tasas de la Comunidad, que añadieron 13,2 millones a las cuentas autonómicas durante el primer semestre. Se trata del 16,1% menos que hace un año, algo a lo que ha contribuido el recorte en los ingresos por la Tasa por Dirección e Inspección de Obras.
El balance fiscal del primer semestre de 2010, por último, se completa con 1,4 millones de euros correspondientes a la recaudación pendiente de aplicación contable.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.