La Operación Añoranza que cada año promueve la Diputación de Zamora para que las personas que emigraron desde la provincia a países latinoamericanos como Cuba y Argentina, viajen a sus pueblos de origen, ha traído en esta undécima edición a trece zamoranos o hijos de zamoranos procedentes en su mayoría de Argentina.

Otros tres emigrantes que iban a participar, finalmente no han podido hacerlo por enfermedad, aunque todavía se están realizando gestiones por si fuera posible que viajaran.

La expedición de emigrantes zamoranos permanecerá cuatro días en la ciudad, hospedados en un hotel, y otros doce días con sus respectivas familias. Durante su estancia realizarán diversas excursiones  por la provincia con el fin de que puedan llevarse una visión actual de su tierra de origen.

El presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maíllo, les dio la bienvenida esta mañana en un acto en el que también estuvo presente el diputado responsable de la Operación Añoranza, José Luis Bermúdez. El presidente hizo pública su intención de continuar con esta iniciativa, dentro de las posibilidades económicas de la Diputación Provincial y “en una época en que es necesario apretarse el cinturón”. No obstante la actividad  se ha ido ampliando a hijos y nietos de emigrantes zamoranos, con el fin de que no pierdan las raíces de los que un día tuvieron que irse.

También apuntó la diferencia de la tierra que dejaron y la que se encontrarán después de todos estos años, que ha ido mejorando notablemente, aunque también existan problemas y dificultades a superar.  Pero una tierra, dijo,  que quiere demostrarles su afecto y cariño y que les considera parte de Zamora.Los trece emigrantes proceden de numerosos puntos de la provincia, tales como Linarejos, Vega del Castillo, Benavente, Carbajales de Alba, Lober de Aliste, Cional, Triufé, Gema del Vino, Arcenillas y Zamora capital.

No hay comentarios