La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) a particulares y empresas cerró julio en la cota del 5,47%, lo que supone un repunte de 0,12 puntos respecto al nivel de junio, y continúa siendo la más alta desde marzo de 1996, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press.

   El ratio de mora retoma en julio la senda alcista que abandonó el pasado mes de junio, aunque está ralentizando progresivamente su evolución.

   Los créditos dudosos alcanzaron en junio los 100.475 millones de euros, lo que supone un incremento de 1.569 millones de euros respecto a junio, y eleva en 12.481 millones los créditos dudosos registrados hace un año.

   Se trata de la segunda vez en lo que va de año que los créditos dudosos superan la cota psicológica de los 100.000 millones, tal y como sucedió el pasado mes de mayo, con un total de 100.266 millones.

   Los créditos totales concedidos hasta julio alcanzaron 1,836 billones de euros, lo que supone una disminución del 0,75% respecto a junio, y representa prácticamente la misma magnitud respecto a los 1,85 billones concedidos hace doce meses.

   Las entidades siguen redoblando esfuerzos para contener la morosidad y elevaron sus provisiones en julio hasta 60.830 millones de euros, el mayor importe en todo lo que va de año, que supone un aumento de 2.258 millones frente al mes anterior, y de 9.126 millones respecto a hace doce meses.

   Excluyendo los EFC, que tradicionalmente presentan un endeudamiento muy elevado, la morosidad del sistema financiero alcanzó el 5,36%, lo que significa 0,13 puntos por encima de la del mes precedente (5,23%).

   Los EFC cerraron julio con una morosidad del 10,13%, seguidos de las cajas de ahorro (5,5%), los bancos (5,37%) y las cooperativas de crédito, que registraron la menor tasa de todo el sector financiero, con una tasa del 4,22%.

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.