La Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria desarrolla, a lo largo del verano, una intensa actividad de control e inspección de las instalaciones comunitarias para uso lúdico del agua, al objeto de minimizar los posibles riesgos para la salud de los usuarios de las piscinas públicas en la Comunidad. Sólo en la provincia de Zamora contaba con 55 piscinas en el año pasado, entre uso público y privado.

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Sanidad, ha puesto en marcha la campaña anual de control de las aguas de las piscinas de Castilla y León, que en la provincia de Zamora afecta a un total de 55 piscinas de uso público, de las cuales 41 son municipales y 14 de titularidad privada (según datos de 2009). De esta forma, se intenta eliminar la posible transmisión de enfermedades infecto-contagiosas que pueden presentarse en estas instalaciones de uso lúdico del agua.

Por ello, para evitar este tipo de contagios, la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria desarrolla, a lo largo del verano, una intensa actividad de control e inspección de estas instalaciones comunitarias. Prueba de ello fue que durante el pasado año 2009 giraron 269 visitas de inspección y realizaron más de 154 analíticas en Zamora.

La categoría de piscinas públicas ha de ser entendida en un sentido amplio, de manera que incluye no sólo a las instalaciones que son gestionadas por los ayuntamientos y por otras administraciones, sino también a las que no tienen un carácter privado en sentido estricto y pertenecen a asociaciones, clubes, comunidades de vecinos, etc.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.