La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través de la Dirección General de Familia, ofrece este servicio especializado en el que se presta atención profesional con el fin de crear entre las personas en conflicto un marco de comunicación para ayudar a gestionar la situación.

La mediación permite la minimización de los efectos negativos dentro de un conflicto familiar y así evitar los procedimientos judiciales de carácter contencioso, poner fin a los ya iniciados o reducir sus consecuencias generando acuerdos entre las partes. En caso de separaciones de parejas con hijos, el mediador familiar intenta que los propios padres lleguen a acuerdos sobre la atención de los menores antes de acudir a los procedimientos judiciales. Durante 2009 este servicio ha sido solicitado por 27 familias de las que 12 ya han finalizado su proceso de mediación.

El proceso de Mediación Familiar puede iniciarse de forma previa a un proceso judicial, durante o con posterioridad a la sentencia judicial, en este último caso con el objeto de solicitar una modificación acordada por las partes. También es posible acudir a un mediador familiar cuando exista un conflicto familiar entre personas con cualquier grado de parentesco (entre hermanos mayores de edad, padres e hijos mayores de edad, etc.), para prevenir, simplificar o poner fin a un procedimiento judicial.

La eficacia de la mediación familiar está avalada por las experiencias existentes a nivel nacional e internacional. Sus ventajas principales son el fortalecimiento de la comunicación entre las partes, el aprendizaje en resolución de conflictos presentes y que en el futuro pudieran ocurrir en relación a los hijos, la reducción del coste emocional de la ruptura, la adopción de acuerdos que emanan de las propias personas interesadas y no son impuestas por terceros ajenos a la familia y el mayor cumplimiento de esos acuerdos.

En Castilla y León actualmente contamos con 157 mediadores, todos ellos son  profesionales con titulación universitaria que disponen de una formación especializada en mediación familiar. Para poder ejercer la mediación familiar en la Comunidad, los profesionales deben estar inscritos en el Registro de Mediadores Familiares de la Dirección General de Familia.

Para solicitar los servicios de estos especialistas, las familias interesadas deben inscribirse en los Departamentos Territoriales de Familia e Igualdad de Oportunidades de su provincia, ser residentes en Castilla y León y tener unos ingresos familiares inferiores al indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) por cada miembro de la unidad familiar. Además, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades pone a disposición de las familias el teléfono 676 707 967 para recibir información sobre este programa.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.