La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha firmado esta mañana en Valladolid un Convenio de colaboración con el presidente del Consejo General del Notariado, Antonio Ojeda, y el decano del Colegio Notarial de Castilla y León, Francisco Fernández-Prida, que permite la autoliquidación y pago telemáticos de los impuestos sobre Sucesiones y Donaciones y Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en las propias notarías.

El acuerdo pretende, además de promover el uso de las nuevas tecnologías, facilitar a los ciudadanos el cumplimiento de sus obligaciones tributarias permitiendo que los Notarios realicen actuaciones ante la Consejería de Hacienda por cuenta de los contribuyentes.

El Convenio suscrito esta mañana, que afecta a los Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones y sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, permitirá realizar toda la gestión tributaria relacionada con los mismos de forma telemática, desde la misma notaría en la que se autoricen las escrituras y documentos públicos correspondientes, y siempre que los particulares lo deseen.
A partir de ahora los Notarios van a poder desarrollar un conjunto muy variado de actuaciones de información y asistencia tributaria, similar a las que se llevan a cabo en las oficinas de la Junta, y utilizando las mismas herramientas informáticas (Programa de Ayuda para la Declaración de Impuestos Autonómicos -PADIA-, Oficina Virtual de Impuestos Autonómicos -OVIA- y los servicios on-line de valoración de bienes). Su tarea podrá extenderse a la presentación y pago telemático de las autoliquidaciones correspondientes al asumir la consideración de colaboradores de la Hacienda de la Comunidad.
Por otra parte el Convenio incorpora novedades relevantes vinculadas al cumplimiento de la obligación de presentar las escrituras y documentos notariales ante la administración tributaria. Así, siempre que el interesado no se oponga expresamente, el Notario podrá remitir a la Consejería de Hacienda la copia electrónica de las escrituras y documentos que otorgue, evitando al interesado tener que acudir a las oficinas de la administración para cumplir con la obligación de depositar una copia del documento. Sólo esta simplificación de procedimientos tiene un amplio alcance, si se tienen en cuenta que en 2009 se depositaron en las oficinas tributarias cerca de 200.000 documentos de este tipo.
La tercera novedad significativa que incorpora este Convenio es que, también si el interesado lo desea, la administración tributaria enviará al Notario las diligencias justificativas de la presentación y pago de los impuestos en forma electrónica, para que puedan ser incorporadas a la matriz de la escritura o documento público. Estas diligencias son necesarias para que los documentos otorgados puedan inscribirse en los Registros Públicos y, así, tener plena validez legal. De esta forma, frente a lo que viene ocurriendo hasta ahora, el trámite de la inscripción registral del documento podrá hacerse en su integridad por vía electrónica.
Ventajas para los ciudadanos
Los procedimientos previstos en el Convenio suponen ventajas evidentes para los particulares por el ahorro del tiempo y los costes asociados a los sucesivos desplazamientos a las oficinas físicas de la administración tributaria,  de las entidades financieras y de las notarías. Además se incrementa la rapidez en la gestión de sus asuntos, al sustituirse los actuales trámites en papel por trámites electrónicos.
La voluntariedad para que los ciudadanos puedan acogerse a alguno o a todos estos servicios implica que la firma de este Convenio no excluye ni limita la posibilidad de que los particulares puedan acudir a otros profesionales para que les asistan en la presentación y pago telemático de sus autoliquidaciones, o realizarlas ellos mismos. En estos casos, previstos en el propio Convenio, se establece que, si lo desea el interesado, la Consejería de Hacienda puede enviar telemáticamente al Notario la justificación de la presentación y pago del impuesto, con lo que también en estos supuestos los contribuyentes se podrán beneficiar de esta ventaja.
La colaboración que se inicia con este Convenio supone un aprovechamiento máximo de las infraestructuras informáticas desarrolladas por la Dirección General de Tributos de la Consejería de Hacienda y el Consejo General del Notariado.
Finalmente cabe destacar que la puesta en práctica del Convenio sumará eficacia a la gestión, permitiendo a la administración tributaria derivar parte de los medios personales y materiales que ahora se destinan a recibir y tramitar documentación en papel hacia otras áreas como las de de gestión y control, algo de suma importancia en estos momentos de restricción de recursos.
Vigencia del Convenio
La vigencia del Convenio firmado esta mañana será de dos años a partir de su firma, y se prorrogará de forma automática por el mismo período de tiempo salvo denuncia por una de las partes con una antelación de tres meses a la fecha de su finalización.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.