Los pescadores podrán capturar sus ejemplares en determinados tramos del río Duero, Valderaduey y Aliste a partir del día 13 de junio, excepto en el río Eria que comenzará la temporada de pesca del cangrejo señal a partir del día 1 de julio. La talla mínima de las piezas capturaras será superior a nueve centímetros, medidos entre la cabeza y el extremo de la colaLa Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Medio Ambiente, fija los plazos de la apertura de la veda de pesca para el cangrejo señal durante el periodo estival en la provincia de Zamora. En concreto, los pescadores podrán capturar sus presas en tramos del río Duero, Valderaduery y Eria a partir del día 13 de junio, excepto en este último río que comenzará la temporada a partir del día 1 de julio.

Las zonas habilitadas para la pesca del cangrejo señal en los ríos de Zamora son:

  • Duero: desde la presa de Villaralbo hasta la desembocadura del arrollo El Perdigón (14,5 kilómetros). Martes, jueves, sábados, domingos y festivos.
  • Valderaduey: desde el puente de la carretera de Monfarracinos a Molacillos hasta la desembocadura en el río Duero (7,5 kilómetros). Martes, jueves, sábados, domingos y festivos.
  • Aliste: Desde el puente de San Vicente de la Cabeza hasta el puente que une Bercianos y rabanales (4,4 kilómetros). Jueves, sábado domingo y festivos.

Las capturas en los tramos antes mencionados se podrán realizar desde una hora antes de la salida del sol hasta una hora después del ocaso.
La apertura de la veda del cangrejo señal en el río Eria se realizará a partir del 1 de julio. Asimismo, se recuerda a los pescadores que para este tramo se necesita un permiso especial y que el horario de capturas será desde las 15.00 horas hasta las 22.00 horas. Solamente estará permitido el uso de cebos muertos.
El tramo concreto del Eria es el siguiente:

  • Eria: desde 100 metros aguas debajo del puente de la carretera de Arrabalde hasta el puente de la carretera de Villaferrueña (3,5 kilómetros). Martes, jueves, sábado, domingo y festivos.

La talla mínima de los ejemplares capturaros, según recoge la Orden de la Consejería de Medio Ambiente, será superior a nueve centímetros, medidos entre la cabeza y el extremo de la cola y se deberán devolver al río inmediatamente y en perfectas condiciones de supervivencia los ejemplares que no alcancen la talla mínima.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.