El delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, ha mantenido una reunión con el recientemente elegido Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro con el fin de mostrarle el apoyo de la Junta de Castilla y León a los caldos toresanos. La Junta apoyará la construcción de una nueva sede del Consejo, una vez que se defina el proyecto por parte de los miembros de la Denominación de Origen. La D. O. de Toro cuenta en la actualidad con 50 bodegas.

El delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, se ha reunido esta mañana con los responsables del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro, su Presidente, José Amancio Moyano, y el Secretario, Rubén Gil con el objetivo de cambiar impresiones sobre la nueva etapa del Consejo que comienza ahora tras diversos litigios y varias votaciones. La construcción de una nueva sede para el Consejo Regulador de los vinos de Toro ha sido uno de los principales temas abordados, así como la colaboración de la Junta de Castilla y León en la financiación de la misma una vez que se defina el proyecto.

El delegado ha felicitado al nuevamente reelegido Presidente, además de ofrecerle “el apoyo y la colaboración de la Junta de Castilla y León en todo lo posible para que el reconocimiento de la calidad de la Denominación de Origen Toro, tanto nacional como internacionalmente,  pueda ser todavía más grande, si cabe”.
El delegado territorial ha querido animar al Presidente para que “como principal representante de la Denominación Toro consiga en esta nueva etapa aunar los esfuerzos de todos los miembros del Consejo Regulador con el fin de seguir potenciando los caldos de Toro”.
José Amancio Moyano Muñoz, representante de la Bodega Cooperativa Vino de Toro (Covitoro),  fue elegido como Presidente en la sesión celebrada el pasado 13 de julio del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro, tras presentarse a la reelección después de su anterior mandato. Cinco años más ocupará José Amancio Moyano la presidencia del Consejo Regulador, después de un largo proceso marcado por el cruce de demandas judiciales.
 
CONSEJO REGULADOR
La Denominación de Origen Toro, establecida en 1987, cuenta con un Consejo Regulador que vela por las normas establecidas en el Reglamento y que garantiza la calidad del producto. Es el encargado de fomentar la plantación de la variedad autóctona, fijar la densidad de plantación, la producción máxima y cuidar de que en la elaboración de los vinos se sigan las normas y técnicas adecuadas, garantizando así la calidad de los vinos.
La estructura del Consejo Regulador cuenta con un Presidente, un Secretario, 12 vocales (representantes de los sectores productor y elaborador), un representante de la Junta de Castilla y León y un Director Técnico.
 
 DENOMINACION DE ORIGEN TORO
Los vinos de Toro cuentan con una gran tradición. En los años 70 del siglo XX se dan los primeros pasos para crear lo que con el paso del tiempo llegaría a ser la Denominación de Origen Toro, cuya culminación llega en 1987.
En la actualidad el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro avala la calidad de 50 bodegas.
Localización y extensión.
La extensión total de la zona que acapara la D.O. Toro, abarca 62.000 Has. de terreno, la superficie dedicada a viñedo es de 8.000 Has., de las cuales 5.500 están registradas en el Consejo Regulador, que pertenecen a 1.200 viticultores inscritos
La zona de producción de los vinos amparados por la D.O. Toro se encuentra situada al sudeste de la provincia de Zamora, y comprende parte de las comarcas naturales de Tierra del Vino, Valle del Guareña y Tierra de Toro, y linda con los páramos de Tierra del Pan y Tierra de Campos.
Los términos municipales que componen la Denominación de Origen Toro son:
Se elaboran vinos tintos, rosados y blancos, considerándose como principal variedad de uva la Tinta de Toro.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.