El proyecto se centra en la Medinaceli-Soria-Tudela, con 87 millones y destina 75 millones a la Autovía del Duero, centrados en la Variante de Aranda y la Ronda de Zamora

La inversión en las carreteras de Castilla y León sufrirá un importante recorte en los Presupuestos Generales del Estado de 2010, que llegará al 21 por ciento. La cifra de inversión prevista para el próximo año por parte tanto del Ministerio de Fomento como de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres asciende a 674 millones de euros, frente a los 980 que contemplaba el proyecto de este año. La A-15, que unirá Medinaceli-Soria-Tudela es la infraestructura con un mayor presupuesto, con 87 millones de euros seguida de la Autovía del Duero (A-11) con 75,6 millones, si bien las partidas se concentran en dos proyectos concretos: Variante de Aranda de Duero, con 37,5 millones, y la ronda Norte de Zamora, con 16,5 millones y deja con partidas simbólicas la mayoría de los tramos. De este modo, el trayecto que va desde la capital soriana hasta Aranda de Duero recibe diez partidas que suman 15,9 millones de euros, mientras que desde Aranda de Duero hasta Valladolid –que es el tramo conflictivo- apenas se recogen 500.000 euros. Entre Zamora y la frontera portuguesa, las partidas suman 4,6 millones de euros, de entre los que destacan los 2,2 millones que se dirigen al tramo Alcañices-frontera portuguesa.
Respecto a la Medinaceli-Soria-Tudela, destacan las partidas de los tramos Cubo de la Solana-Los Rábanos, 20,6 millones; Medinaceli-Radona, 14,5 millones; Radona-Sauquillo, 20,4 millones, y Sauquillo-Almazán, 28,6 millones.
También son importantes los montantes destinados a las rondas de Valladolid, que se llevarán 49,5 millones de euros y de Burgos, con 76 millones. Además, la A-50 (Ávila-Salamanca), que ya se encuentra en funcionamiento, recibirá todavía 20,3 millones, mientras que la A-60 (Valladolid-León) tendrá 45,2 millones de euros, de los que 26,5 irán a parar al tramo Valladolid-Villanubla y 18,5 al Santas Martas-León, mientras que el tramo intermedio, que aún no está desarrollado, recibirá apenas 200.000 euros.
Otros proyectos con inversión prevista es la Ruta de la Plata (A-66), que recibirá 50,3 millones de euros, destinados en su mayoría (32,4) al tramo entre Béjar y el límite de la provincia de Cáceres, pero que no aborda con presupuesto suficiente el trayecto más retrasado, que es el Zamora-Benavente. La A-73, que unirá Burgos con Santander a través de Aguilar de Campoo, recibe 30,9 millones de eruos, de los que la mayoría (26,1) se concentran en el tramo entre Quintanilla Vivar y Quintanaorduño.
Partidas simbólicas irán a parar a la A-65 (Palencia-Benavente), 514.000 euros; la A-40 (A-6-Avila-Maqueda), 677.000 euros; la A-76 (Ponferrada-Orense), 150.000 euros, León-La Robla, 1,1 millones, y la Toreno-La Espina, con 346.000 euros. El proyecto contempla también 5,5 millones para el tramo entre Herrera de Pisuerga y Puebla de San Vicente de la Autovía de Santander; 1,3 millones para completar el trayecto entre Fuentes de Oñoro y la frontera portuguesa, de la A-62; 300.000 euros para mejorar la A-12 entre Villamayor y Burgos por Ibeas de Juarros y 200.000 para mejora de la seguridad en el tramo entre Cigales y Venta de Baños de la A-62.
Los presupuestos del Estado para el próximo año incrementan las partidas para la conservación de carreteras, que alcanzan los 187,7 millones de euros y destinan 20,8 millones a reposición de diversas infraestructuras.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.