La Consejería de Interior y Justicia, a través de la Agencia de Protección Civil y Consumo, ha abierto 15 expedientes por irregularidades detectadas a lo largo del año 2009 en visitas de inspección realizadas en establecimientos de Castilla y León que venden productos de bisutería.

La campaña autonómica de inspección y control de bisutería tenía dos objetivos fundamentales. Por un lado, comprobar que el etiquetado de estos productos es correcto y, cuando se precisa, cuenta con las instrucciones y advertencias suficientes para que los consumidores puedan hacer un uso y mantenimiento correcto y seguro de los mismos; y, por otro lado, constatar mediante controles analíticos que los productos de bisutería no están elaborados con materiales de uso restringido como el níquel.

Además, en estas visitas también se inspeccionaron las condiciones de venta de los establecimientos. Concretamente, se comprobó que los precios de los productos se anunciaban correctamente tanto en el exterior como en el interior del establecimiento, la existencia de hojas de reclamaciones y la existencia de los documentos de adquisición de los productos puestos a la venta, en los que debe aparecer el origen, la referencia, el modelo y las características.

En conjunto, durante la campaña, los inspectores de Consumo de la Consejería de Interior y Justicia realizaron 330 actuaciones de inspección, 224 en productos de bisutería y 106 en las condiciones de venta que poseen los establecimientos, detectándose algún tipo de irregularidad en 296 casos, lo que supone un 89,70 por ciento del total. En consecuencia, la Inspección de Consumo abrió 15 expedientes que pueden derivar en sanción económica, elaboró 137 advertencias por escrito y 134 comunicaciones. El resto de las inspecciones fueron archivadas o están todavía abiertas.

El mayor número de infracciones se produjo en el etiquetado de los productos en origen, y dentro de este apartado, la principal infracción detectó en los datos referentes a la composición del producto. En estas visitas, también se comprobó que en muchas ocasiones tampoco aparecen en el etiquetado de la bisutería los datos obligatorios de la empresa responsable.

En cuanto a las condiciones de venta que se dan en los establecimientos, también se registraron infracciones. Las más destacadas fueron las referentes a la información obligatoria que deben llevar consigo estos productos.

Por último, los controles analíticos realizados durante las inspecciones para comprobar que no se utilizan determinados materiales de uso restringido se enviaron al Centro de Investigación y Control de Calidad del Instituto Nacional de Consumo y se está a la espera de los resultados.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.