La feria hispanolusa de productos ecológicos acude nuevamente a la cita por quinto año consecutivo los días 10, 11 y 12 de octubre, en el recinto ferial de Zamora.

Además de convocar a más de cien expositores y, como es habitual, una gran variedad de sectores, tales como alimentación, cosmética, textil o bioconstrucción…etc, la feria cuenta este año con un amplio programa de actividades que incluye conferencias, catas y degustaciones, exposiciones, así como actividades destinadas a los niños.

El tema alrededor del que se han organizado las actividades de la feria es el PAN, un producto básico, genuino y excelente, sobre todo si es ecológico. Nuestro caracol, que ya es inseparable de la imagen de Ecocultura y desde luego de lo ecológico (la lentitud es aquí una garantía de calidad) porta este año un pan. Un pan que representa al sector productivo cerealero y al transformador de  las industrias harineras, tan características de esta provincia y comunidad,  y por supuesto al  consumidor para quien el pan es un producto indispensable.

En cuanto a aspectos a resaltar este año, lo primero a mencionar es el logro que supone mantener la participación y el nivel de la feria., lo que indica su consolidación. Y algunas novedades como el que este año acudan dos empresas de distribución de Holanda; o los encuentros profesionales que traerán hasta Ecocultura a importadores de Países bajos, USA, Alemania, Bélgica, Italia, Reino Unido y Francia.

Premio al mejor menú ecológico y exposición de panes

Novedad también es la organización del Premio al Menú Ecológico,IFEZA 2008, que pretende implicar a los restaurantes de la provincia en la elaboración de menús con productos ecológicos y que ha recaido en el restaurante La Vinícola, del Hotel NH Palacio del Duero. Durante los días de la feria este restaurante mantendrá el menú ecológico en su carta. 

Asimismo, en lo que se refiere a las actividades de la feria, este año se cuenta con la participación del Museo Etnográfico de Castilla y León, que participa con un stand dedicado exponer objetos de su colección relacionados con el tema central la feria: el pan. Y se ha organizado una exposición con más de sesenta panes procedentes de otras tantas panaderías de pueblos de la provincia, en colaboración con ASEZPAN, la Asociación de Empresas de Panadería de Zamora.

Además se cuenta con talleres interesantes y novedosos como el “Taller demostrativo de alimentación natural y cocina energética o cocina sana”, en el que se aprenderá a realizar un menú completo con todo lo que necesita nuestro cuerpo, y el taller dedicado a los materiales de bioconstrucción, y el de injertos y extracción de semillas.

Y  por supuesto, hay que mencionar el III premio Ecocultura 2008, que se convoca en colaboración con el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, (ITACYL), que quiere fomentar la producción ecológica especialmente en el ámbito de Castilla y León, donde el consumo de estos alimentos se encuentra muy por debajo de sus posibilidades productivas.

Y una última novedad: este año se han adquirido bolsas biodegradables, realizadas con fécula de patata, que serán repartidas entre los expositores con el fin de que las utilicen en las ventas de sus productos, para que los consumidores se lleven un material reciclable. La iniciativa ha sido promovida por la organización de la feria y el CAECYL.

No hay comentarios