plano

Las obras se encuentran terminadas y certificadas, y como es sabido se encuentran denunciadas en el Juzgado por una vecina que vive junto a la remodelada Plaza Gurrieta. Desde nuestro Grupo, una vez visitada y estudiada la obra, e independientemente de las actuaciones judiciales que puedan interponer particulares, entendemos que debe darse una explicación (en Comisión Informativa técnica y política) de la variación que sufrió el Proyecto en el trazado del camino hacia el Duero y que es la causa esencial de las quejas vecinales.

En concreto y por lo que se refiere al camino que discurre entre la Plaza remodelada y el Duero hacemos las siguientes consideraciones:

1. El Proyecto estima abrir un camino de 406 metros con un coste de ejecución material de 44.761 €. Su trazado viene marcado y definido en los planos como se aprecia en la imagen que se adjunta. Incluso se concretan las coordenadas exactas de su comienzo x (265.232.723) e y (459.648.531), así como las de su
final y trazados intermedios.

2. Se certifican al final 445 metros, aunque la realidad de la obra demuestra que se hicieron más. Lo evidente es que se varió el trazado del camino en su inicio no correspondiendo con los planos; en concreto el camino no tiene la primera curva inicial, sino que discurre en línea recta junto a los bordes de las viviendas y solares existentes hasta el desemboque de la Calle Conejal, y desde allí comienza su descenso hacia el Duero.

3. Ese cambio, junto al hecho de que se pusieron estacas en la parte izquierda del camino, provocaron la imposibilidad de que el vecino denunciante pudiera acceder con su vehículo a un garaje de su vivienda, y ese parece ser el origen del conflicto.

4. Nuestro Grupo no pretende entrar en el tema de si el garaje tenía licencia o no, al igual que pudieran existir otros en el Barrio de Carrascal, sino en concreto solicitamos explicaciones sobre los siguientes extremos:

4.1. Por qué se varió el trazado del camino en su parte inicial, sabiendo que se perjudicaba a un vecino con el trazado nuevo.

4.2. Por qué no existen informes técnicos que pudieran argumentar que el nuevo trazado era más correcto. Aunque la variación de las unidades de obra no llegan al 10 %, y, en consecuencia, se incluyen al alza en la liquidación final, parece evidente que el nuevo trazado más largo debería de haberse realizado no de forma automática y con decisiones unipersonales, sino con los correspondientes informes que argumentaran la necesidad del modificado desde el Ayuntamiento y que fueran conocidos por la propia Confederación Hidrográfica del Duero. Hay que tener en cuenta que las laderas por las que discurre el camino tienen una clasificación urbanística de suelo de protección medioambiental.

4.3. Qué razones llevaron al Ayuntamiento a que una vez variado el trazado del camino, se colocaran unas estacas en su parte izquierda y a los 20 metros de su inicio cuyo objetivo único pudiera ser, en su caso, que el vecino en cuestión no accediera con su coche al garaje desde la propia plaza remodelada y a través de una zona que el proyecto presenta como apta para el tráfico rodado.

Nuestro Grupo entiende que las variaciones de cualquier proyecto de obras deben de estar perfectamente justificadas, máxime cuando perjudican a particulares. El Ayuntamiento debe tener en cuenta que esas variaciones no conocidas con anterioridad por los vecinos pueden provocar graves indefensiones ya que no las han conocido previamente.

A lo anterior ha de añadirse el hecho de que estamos hablando de un núcleo de población muy pequeño en el que la convivencia diaria puede verse alterada por cualquier modificación de un proyecto de obra pública. Parece razonable pensar que esas modificaciones, aparte de las tramitaciones legales, podrían y deberían ser habladas con los vecinos afectados para evitar alteraciones en la normal convivencia.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.