Los hechos se remontan a 2006, cuando Ibáñez era concejal de Hacienda y el Consistorio burgalés publicó el pliego de condiciones para la contratación del sistema de gestión de los procedimientos tributarios municipales por un importe de 200.000 euros, de los que 60.000 euros se preveían para la implantación de la herramienta en cuestión, sin que hubiese opción a aumentar el capital …

No hay comentarios