La Consejería de Interior y Justicia ha convocado hoy una línea subvenciones para proyectos de cooperación al desarrollo, de sensibilización y de “comercio justo” con la que espera financiar cerca de 90 actuaciones en Iberoamérica, África y Asia en materias como educación, salud, acceso al agua potable, alimentación, vivienda o comercio justo, entre otros.

Financiar proyectos de cooperación al desarrollo, de sensibilización y de redes de  “comercio justo” es el objetivo de la nueva convocatoria de subvenciones publicada hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl). La Consejería de Interior y Justicia espera financiar con estas ayudas cerca de 90 proyectos en países de Iberoamérica, África y Asia.

Con esta línea de subvenciones, que suma una cuantía de 7.750.000 euros, se financiarán proyectos de ONG, de fundaciones de carácter privado y sin ánimo de lucro y de centros y casas de comunidades de castellanos y leoneses asentadas en el exterior. Gracias a estas partidas saldrán adelante proyectos de materias como educación, salud, alimentación, acceso al agua potable, vivienda, comercio justo, igualdad de oportunidades o protección del medio ambiente que beneficiarán a más de dos millones de personas de países desfavorecidos.

Este año se hace una convocatoria conjunta para proyectos de cooperación al desarrollo, para proyectos de sensibilización y educación y para las denominadas “microacciones”, destinadas a financiar actuaciones complementarias a otros proyectos de desarrollo para su mejora o su continuidad.

Por otro lado, la cuantía subvencionable de proyectos de cooperación al desarrollo pasa de 240.000 a 260.000 euros. También cabe destacar el seguimiento y control de los proyectos para ganar transparencia, ya que los que superen la cuantía de 150.000 euros deberán incluir en su presupuesto una auditoría externa para someterse a una evaluación de los resultados obtenidos.

En el año 2008, los concursos de subvenciones para cooperación al desarrollo y para sensibilización permitieron financiar 88 proyectos en más de 24 países. El porcentaje más alto, el 27,65 por ciento, fue de proyectos de promoción del tejido económico y social, seguido de los de educación, con el 20,5 por ciento, y de acceso al agua potable y al saneamiento básico, con el 13,4 por ciento. Por otro lado, el 12,1 por ciento fueron de salud, el 9,4 de acceso a vivienda, el 6,2 de igualdad de género, el 5,2 de fortalecimiento institucional y de derechos humanos y el 3,2 de medio ambiente, entre otros. Por área geográfica, el 39,62 por ciento se desarrollaron en Centro América y Caribe, el 35 por ciento en América del Sur, el 18,5 en África y el 6,8 restante en Asia.

La Junta de Castilla y León tiene otras vías de cooperación al desarrollo y a estas ayudas hay que sumar las del fondo para emergencias y catástrofes humanitarias y las de subvenciones directas para grandes proyectos. Entre Éstas se encuentran el proyecto para la lucha contra el Sida en Kenia y Tanzania en colaboración con la Fundación AMREF, el programa de codesarrollo para la participación de inmigrantes en proyectos en su país de origen con la Fundación CREA o el de educación y formación en Ecuador con Cáritas.

El año pasado, el fondo de ayuda en emergencias y catástrofes permitió 10 intervenciones de ayuda humanitaria. Entre ellas, ayuda a los afectados por inundaciones en Ecuador y Honduras, por la sequía en Sudán, a los refugiados congoleños y burundeses en Tanzania, por el brote de cólera en Zimbabwe, por los huracanes en Haití y Cuba y por la epidemia de meningitis en Burkina Faso.

Otras cantidades fueron destinadas a programas de postemergencia, como el de erradicación de la malaria en Senegal, el de vacunación de meningitis en Costa de Marfil, el de construcción de viviendas a damnificados por las lluvias torrenciales en Ecuador o el de acceso de agua en la franja de Gaza palestina.

Además, durante este mes está abierto el plazo de inscripción para la participación en la nueva edición del Programa “Jóvenes solidarios”, que permite a personas de entre 20 y 35 años colaborar como voluntarios en proyectos de cooperación al desarrollo o realizar un curso práctico de sensibilización y formación en países de Iberoamérica, África y Asia. Este año se espera que salgan medio centenar de plazas en proyectos presentados por organizaciones no gubernamentales.

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.