PUERTO PRINCIPE (Reuters) – La tensión crecía el sábado entre los haitianos desesperados por hallar a sus familiares y ansiosos por recibir ayuda internacional en forma de agua y alimentos, que empiezan a escasear tras un terremoto que según las autoridades de la isla podría haber causado hasta 200.000 muertos.

El golpeado Gobierno de Haití entregó a Estados Unidos el control de su principal aeropuerto para ordenar los vuelos de ayuda humanitaria de todo el mundo y distribuir los suministros en la empobrecida nación caribeña.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, se dirigía a Puerto Príncipe para reunirse con el presidente haitiano, Rene Preval, en el aeropuerto de la ciudad. Clinton planea entregar ayuda humanitaria y regresar con los estadounidenses evacuados.

“También vamos a transmitir de manera muy directa y personal al pueblo de Haití nuestro apoyo incondicional a largo plazo, solidaridad y empatía”, sostuvo Clinton.

Camiones cargados con cadáveres han estado transportando los cuerpos a fosas comunes excavadas con rapidez en las afueras de la ciudad, pero se cree que miles de víctimas aún están sepultadas bajo los escombros.

“Ya hemos recogido alrededor de 50.000 cadáveres y anticipamos que habrá entre 100.000 y 200.000 muertos en total, aunque nunca sabremos la cifra exacta”, dijo a Reuters el ministro del Interior, Paul Antoine Bien-Aime.

Equipos de rescate estadounidenses trabajaron durante la noche para sacar a los supervivientes de entre las ruinas de un supermercado, donde podría haber atrapadas hasta 100 personas. El grupo estaba a punto de rendirse cuando recibió la noticia de que una cajera había logrado llamar a alguien en Miami para decir que estaba con vida.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.