sábado, 31 octubre, 2020
Fifa World Player 2009: Xavi e Iniesta entre los 5 nominados, todos...

Fifa World Player 2009: Xavi e Iniesta entre los 5 nominados, todos ellos juegan en la liga española

367
0

Iniesta, discreto y exquisito

Su papel decisivo en los seis títulos del FC Barcelona en este 2009 y su aportación a la racha impoluta de 10 victorias en 10 partidos de la selección española camino de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 son motivos más que suficientes para que Andrés Iniesta se haya convertido en uno de los futbolistas más aplaudidos del panorama internacional, y por tanto, candidato a Jugador Mundial de la FIFA 2009.

Esta temporada el talento de Iniesta ha brillado en todo su esplendor. Su polivalencia en el centro del campo le ha convertido en una pieza indispensable en el engranaje de un Barça imparable. Además cuenta con un regate exquisito y una verticalidad letal. Cada vez con mayor frecuencia se anima con el remate a portería y que pregunten en Stamford Bridge sobre su eficacia: el gol que anotó al Chelsea en la semifinal de la Liga de Campeones es uno de esos momentos imborrables de un torneo épico.

En cinco años con el primer equipo azulgrana, ya acumula 3 Ligas, 3 Supercopas de España, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa, dos Liga de Campeones y la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Andres IniestaProducto culé
Los ojeadores del Barça quedaron seducidos por la actuación de Iniesta en un torneo infantil, cuando sólo tenía 12 años, y en cuestión de meses se lo llevaron a su cantera. Ya se veía entonces con claridad que aquel niño de Fuentealbilla (Albacete, este de España), tenía un talento especial para hilvanar pases y una habilidad natural para el regate encomiable.

Rápidamente empezó a brillar con luz propia también en las categorías inferiores de la selección española con la que fue campeón europeo sub-16 y sub-19, y finalista de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA EAU 2003, donde fue incluido en el equipo de las estrellas. Debutó en Primera División con el FC Barcelona en octubre de 2002, con 18 años, y pasó a ser miembro de la primera plantilla en la temporada 2004/2005, y desde entonces inevitable referencia para cualquier entrenador que ocupe este banquillo.

Iniesta continúa la particular saga de centrocampistas creativos con sello de denominación de origen de la cantera culé en la que después de Josep Guardiola e Iván de la Peña, llegaron Xavi y Cesc Fábregas, entre otros.

No sólo comparte con este elenco de figuras, una extraordinaria visión del juego o la elegancia en los pases, sino que además emula un estilo discreto y sencillo en su vida privada. Tímido y reservado ante un micrófono, Iniesta se ha centrado en construirse una carrera basada en el trabajo duro y sin hacer ruido se ha consolidado como uno de los jugadores españoles más decisivos y brillantes de los últimos tiempos.

Una inoportuna lesión a finales de la temporada pasada, privó al centrocampista de defender a la Roja en la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009, en la que España terminó tercera. Pero él merece una buena parte de los elogios por la clasificación y es que fue, sin duda, protagonista a la hora de construir el vistoso juego de toque con el que su selección se coronó en la Eurocopa 2008.

Tras aquel éxito, Andrés Iniesta ha completado un 2009 histórico con su club en el que ha explotado al máximo su talento con un rendimiento excepcional. Pero estos logros no son la culminación de una carrera, sino el aperitivo de todo lo que pude dar de sí el genio de un humilde muchacho de 25 años.

Kaká, siempre en la cima

Los brasileños se suceden, pero no siempre se parecen. Después de Romário, Rivaldo, Ronaldo y Ronaldinho, y al mismoKaka tiempo que Robinho, Ricardo Izecson Santos Leite, más conocido como Kaká, es la nueva estrella del fútbol del país sudamericano, un sucesor del rey Pelé, un diamante del país cinco veces campeón del mundo, que no tiene nada que envidiar a sus gloriosos predecesores.

Kaká es la elegancia natural, la clase en estado puro, una desconcertante facilidad en su manera de acariciar la pelota, de dominarla, de ver los huecos, de tomar la decisión…

Lejos de las favelas desposeídas, Kaká procede de una familia acomodada y culta. Bosko, su padre, es ingeniero, y se encarga de administrar su carrera y de negociar sus contratos. El futbolista se ha fijado un plan y lo desarrolla fríamente, sin imprevistos, de una manera irresistible. Por eso, es el yerno ideal que no soñaba con convertirse en el mejor del mundo, sino que sabía que iba a ser de forma completamente natural el número uno.

Balones en las venas
Nació en Brasilia en 1982, y se crió en São Paulo, donde sus padres se instalaron cuando él sólo tenía siete años. Como todos los niños de su edad, jugaba espontáneamente al fútbol, y ya demostraba elegancia, aunque sin manifestar una pasión excesiva por el deporte rey. A los quince años decidió que quería hacer carrera en el balompié, si bien no abandonó los estudios. No obstante, tres años más tarde, rozó la muerte al fracturarse una vértebra durante una zambullida mal controlada en una piscina. “Entonces pensé que me había salvado la mano de Dios”, escribió en su diario.

Desde aquel día, hace gala de una fe inquebrantable, y nunca deja de mirar hacia el cielo con cada uno de sus logros. Ferviente evangelista, esperó pacientemente a que llegase el 2005 y Caroline, su prometida, cumpliese dieciocho años para casarse con ella en la iglesia más conocida de São Paulo.

En el plano deportivo, todo transcurrió muy rápido. En 2001 ya era titular con el filial del São Paulo, antes de dar el salto al primer equipo a los 18 años y ser convocado por primera vez por el combinado nacional el 31 de enero de 2002, contra Bolivia. La máquina estaba en marcha, y nada la detendría. Durante tres temporadas, Leonardo, el ex jugador del AC Milan, siguió atentamente la evolución de Kaká, y logró convencer a su familia para que se fuese al Calcio en el verano de 2003. Su título mundial con la Seleção en 2002 y sus 48 goles en 131 partidos con el São Paulo avalaban su talento.

Una meteórica adaptación
Para él no hubo período de adaptación. Con Kaká, todo se vuelve fácil, como su fútbol. Fue la revelación del ejercicio 2003/04 con el Milan, que conquistó de paso su decimoséptimo Scudetto. A continuación tomó aire durante una temporada, para luego ganar la Liga de Campeones de la UEFA en 2007, proclamándose también máximo realizador, en un año que se cerró con la obtención del Premio al Jugador Mundial de la FIFA. “Es un chico pausado y tranquilo, que no cae ni en la efusión ni en la depresión”, explicaba su ex entrenador allí y actual estratega del Chelsea, Carlo Ancelotti. “Es fuerte interiormente, y no hay peligro de que se le suba a la cabeza. Es un gran campeón”.

Al igual que en los triunfos de su equipo en aquel entonces, el AC Milan, en Brasil siempre se ha creído que el mediocampista ofensivo debe repetir dicha influencia con la camiseta de la Seleção. Y si alguien tenía alguna duda al respecto, con certeza ha desaparecido en 2009: Kaká demostró toda su categoría internacional para liderar al equipo de Dunga en su clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 y el título en la Copa FIFA Confederaciones disputada en Sudáfrica.

“Sí, soy uno de los líderes del equipo. No el único, claro, pero uno de los tantos con los que contamos”, reconoció Kaká luego de conseguir el Balón de Oro de adidas en el Festival de Campeones. “Es un papel que comienzo a tomar a medida que progreso en mi carrera, no es algo que me hayan impuesto”, completó en junio, a días de sacudir al mundo con la confirmación de su millonario traspaso al Real Madrid de España.

Posicionado detrás de los dos punteros, en una función que los italianos llaman “trequartista” -una especie de creador-finalizador a medias-, Kaká suele ser decisivo en el último pase o en el remate. Lo más sorprendente en él es sin duda la simplicidad de sus gestos, perfectos en los aspectos técnicos y ejecutados con una habilidad total y una gran sangre fría. Todo eso, sumado a su nuevo rol de liderazgo tanto dentro como fuera del terreno de juego. ¿Qué más se le puede pedir?

Messi, listo para el gran paso

Leo MessiVarios futbolistas argentinos han debido forjar sus carreras bajo la sombra de ser el sucesor de Diego Maradona. Sin embargo, pocos, por no decir ninguno, han tenido tantas cualidades para lidiar con esa herencia como Lionel Messi.

Zurdo, dueño de una notable visión de juego, desequilibrante pique corto y técnica sublime, Messi recorre el mediocampo como si fuese su hábitat natural, encontrando huecos donde parece no haberlos. Sus explosivos cambios de ritmo, regates desfachatados y gran olfato goleador lo hacen una amenaza constante para las defensas rivales.

Si bien él siempre esquivó las inevitables comparaciones con Diego, su gol al Getafe en abril de 2007, muy similar al segundo tanto que el 10 le marcó a Inglaterra en la Copa Mundial de la FIFA México 1986, no hizo más que recrudecerlas. Incluso el mismo Maradona ha dicho: “Ya conozco al jugador que ocupará mi lugar en el fútbol argentino: su nombre es Lionel Messi”. De allí que nadie se haya sorprendido al enterarse que el jugador del FC Barcelona heredó el dorsal número 10 en la selección durante las eliminatorias para Sudáfrica 2010.

Messi nació en Rosario, Santa Fe, el 24 de junio de 1987, y dio sus primeras pinceladas con el balón en las divisiones menores de Newell’s Old Boys. Tenía apenas 13 años cuando su familia emigró a España para huir de la crisis económica que asolaba a Argentina en ese entonces. Tras establecerse en Barcelona, Messi fue invitado a una prueba en el Camp Nou. Allí fue avistado por Carles Rexach, responsable de la cantera blaugrana. “Me fijé en él enseguida. De hecho, como gesto simbólico, le hice fichar por el club en el reverso de una servilleta”, recordaría luego.

Tan menudo era para su edad que dicha condición dio origen a su apodo, Pulga. Por este motivo, el Barça también se ocupó del tratamiento médico necesario para estimular sus hormonas de crecimiento. Messi debutó oficialmente en la liga española a fines de 2004, pero sería 2005 el año de su despegue al estrellato. Su primer tanto, anotado el 1º de mayo al Albacete, le valió transformarse en el goleador más joven en la historia del club hasta que el español Bojan lo superara en el año 2008.

Historia albiceleste
Su romance con la selección argentina comenzó apenas unos meses más tarde, al ser la figura del equipo que logró el título en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA disputada en Holanda, quedándose además con la Bota de Oro adidas al máximo goleador y el Balón de Oro adidas al mejor jugador del torneo.

En agosto, de la mano de José Néstor Pekerman, Messi se estrenó con la selección mayor en un amistoso ante Hungría. Su debut distó de ser soñado: 47 segundos después de reemplazar a un compañero, fue expulsado por una reacción desmedida tras recibir una infracción. Fue incluido por primera vez como titular el 9 de octubre ante Perú en Buenos Aires, por las Eliminatorias para el Mundial de Alemania. Su primer gol lo anotó el 1º de marzo de 2006, en un encuentro ante Croacia. Si bien llegó a tierras germanas como una de las grandes promesas, para sorpresa de muchos jugó menos de lo pensado, siendo un mero testigo de la eliminación argentina a manos de los anfitriones en cuartos de final.

En 2007 tuvo una destacada actuación en la Copa América de Venezuela, campaña que finalizó con la segunda colocación tras caer en la final ante Brasil. Allí desplegó su magia con el equipo mayor y dejó perlas para el recuerdo como el maravilloso gol conseguido ante México en la semifinal. Un año más tarde, además, colaboraría de manera notable en la obtención del bicampeonato olímpico en Pekín.

En el conjunto culé, Messi ya ha ganado tres ligas de España, la Copa del Rey, una Supercopa de Europa, tres Supercopas de España, dos Ligas de Campeones de la UEFA y la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Casi nada, para quien ya ha finalizado segundo en dos Galas al Jugador Mundial de la FIFA consecutivas por detrás de Kaká y Cristiano Ronaldo respectivamente.

Un año inolvidable
Este año sus hitos se confirmaron: ya afianzado con la número 10 que supieron defender, entre otros, Maradona, Romario, Rivaldo y Ronaldinho, la Pulga obtuvo la triple e histórica corona con el Barcelona. Y hay más: lo hizo con un llamativo poder de gol, tal como demostró al coronarse máximo artillero de la Liga de Campeones de la UEFA, incluyendo un tanto de cabeza en la final ante el Manchester United. En la Copa del Rey marcó otros 6, mientras que en la Liga vio puerta nada menos que en 23 oportunidades. ¡Escalofriante!

Ya clasificado para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, y ganador del Balón de Oro 2009, Messi espera responder a aquellos que señalan que aún no ha igualado con su selección el nivel impactante exhibido con la camiseta blaugrana. Ese es el primer desafío que se ha puesto “el As de espadas”, tal como lo llama Maradona en cada conferencia de prensa.

Segundo en la Copa América 2007 y en las últimas dos Galas del Jugador Mundial de la FIFA consecutivas, el rosarino se prepara ahora para dar el gran salto de su carrera. A horas de haberse consagrado en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Emiratos Árabes Unidos, donde se adjudicó además el Balón de Oro de adidas al mejor jugador del torneo, la pregunta cae por peso propio: la tercera, ¿será la vencida?

Ronaldo quiere repetir

Cristiano RonaldoCristiano Ronaldo Santos Aveiro es, sin lugar a dudas, uno de los mayores talentos del fútbol actual. Fiel representante de los habilidosos, este regateador por naturaleza coronó una temporada 2008 de ensueño con la obtención del Premio al Jugador Mundial de la FIFA 2008.

Este año ha sido tan fructífero como el anterior para el atacante portugués. Nuevamente inspiró al Manchester United en la obtención del título en la Premier League y en el camino hasta la final de la Liga de Campeones de la UEFA que, pese a unos brillantes 15 minutos iniciales, su equipo perdió 0-2 ante FC Barcelona.

La derrota en aquel encuentro marcó el final de un ciclo para el portugués, quien fue transferido al Real Madrid de España en una cifra récord para el mercado mundial. Sus actuaciones, destacadas, confirmaron todo lo que se esperaba de él.

En lo que su selección respecta, Ronaldo ayudó a Portugal en la sufrida clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 pese a haberse ausentado de la repesca ante Bosnia-Herzegovina a causa de una lesión traicionera.

Destinado a ganar
Nacido de la isla de Madeira el 5 de febrero de 1985, empezó su educación futbolística en el Nacional, y en 2002, a los 17 años, fichó por un grande, el Sporting de Lisboa. A partir de entonces, la ascensión al estrellato de este extremo fue verdaderamente meteórica. En su primera y única campaña en el club de la capital, en 2002/03, actuó en 25 partidos, en los que marcó tres goles.

Posiblemente el momento clave de la carrera de Cristiano Ronaldo haya sido un amistoso de pretemporada en 2003, entre el Sporting y el Manchester United. Los ojeadores del equipo inglés llevaban un tiempo siguiendo la trayectoria del muchacho, pero su entrenador, Alex Ferguson, no se decidió a incorporarlo hasta su extraordinario desempeño en el triunfo por 3-1 de los portugueses en aquel duelo.

Ferguson confesó posteriormente que, tras el pitido final, sus jugadores no dejaban de hablar en el vestuario de Ronaldo. Incluso en el avión de vuelta a Inglaterra, los miembros de la plantilla insistieron al técnico para que contratase al joven astro. Otros grandes, como el Milan y el Juventus, llamaron a la puerta del club lisboeta para interesarse acerca de un posible traspaso, pero el Manchester fue más rápido que nadie, y una semana más tarde ya había anunciado oficialmente la adquisición del último gran producto de la cantera portuguesa a cambio de 12,24 millones de libras, entonces una cantidad récord por un adolescente.

El jugador no se dejó impresionar por la cifra astronómica que había desembolsado el Manchester United y desplegó toda su calidad en su estreno, en agosto de 2003, contra el Bolton Wanderers, donde se ganó de inmediato al público de Old Trafford. En su primera temporada en Inglaterra anotó ocho goles en 39 encuentros, entre ellos el que abrió el camino de la victoria de los suyos en la final de la Copa de Inglaterra de 2004. Su sucesión de grandes partidos le valieron la distinción de mejor jugador del club de ese año.

Cristiano Ronaldo ha brillado con la misma intensidad en el combinado nacional, sobre todo en la etapa liderada por el ahora ex entrenador, Luiz Felipe Scolari. La fe del brasileño en el chico se vio recompensada con excelentes actuaciones en la Eurocopa 2004, a pesar de que los lusos acabaran cayendo en la final a manos de Grecia, campeón contra todo pronóstico. Ronaldo se consolidó como titular durante el certamen y, a continuación, se convirtió en la figura de un equipo que se clasificó para la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 y para la Eurocopa 2008 sin apenas pasar apuros.

Siempre en ascenso
2008 ha sido efectivamente un año de éxito para Ronaldo. Inició el año con un hat-trick para el Manchester el 12 de enero, y cerró la temporada de la Premier League con 31 tantos que le valieron la Bota de Oro europea por primera vez. Sus goles no sólo le valieron el título nacional, sino la consagración en la Liga de Campeones de la UEFA en Moscú, donde los Red Devils se impusieron al Chelsea en los penales.

Ronaldo tuvo una buena tarea en la EURO 2008, aunque Portugal fue eliminada en cuartos de final. E incluso cuando se perdió el inicio de la temporada 2008-2009 por una lesión, recuperó rápidamente su condición y anotó el gol 100 de su carrera profesional el pasado 15 de noviembre. Días más tarde, el 2 de diciembre, recibió además el prestigioso Balón de Oro de la revista France Football, premio que no recibía un jugador del United desde George Best en 1968. Su tarea se cerró ese año con la obtención del Premio al Jugador Mundial de la FIFA, título que quiere revalidar en la actualidad.

Xavi, fútbol y arte

XaviSi Xavi Hernández consiguió todos sus objetivos en 2008 tanto con el FC Barcelona como con la selección de España, ¿qué se puede decir de la temporada 2009? El volante central volvió a exhibir todo su talento para liderar al conjunto culé en el histórico triplete con festejos en La Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones de la UEFA; así como los triunfos en la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y la reciente Copa Mundial de Clubes de la FIFA en Emiratos Árabes Unidos. Pero el catalán no estaba conforme con la gloria del Barcelona, y demostró lo suyo en la cómoda clasificación para la Copa Mundial de la FIFA 2010 y en el tercer puesto alcanzado en la Copa FIFA Confederaciones disputada en Sudáfrica.

Oriundo de Terrassa, población situada a unos treinta kilómetros al norte de la ciudad de Barcelona, pasó a formar parte a los 11 años de los equipos juveniles del Barça y, siete años más tarde, hizo su debut en el primer equipo con toda naturalidad. Desde entonces, no ha vestido más que otra camiseta, la de la selección española. Es una trayectoria que guarda asombroso parecido con la de su actual entrenador y antigua gloria de la entidad, Josep Guardiola.

“Siempre he admirado a Pep, un ejemplo en todo para mí. Es un entrenador meticuloso, un perfeccionista que ve el fútbol como ninguno”, manifestó Xavi sobre su antecesor y actual director técnico.

A la espera de convertirse en leyenda, Xavi es ya todo un icono en Cataluña. Desde su primer partido con el primer equipo en la Supercopa de España contra el Mallorca en verano de 1998, se ha hecho insustituible en la medular. Ahí ha ocupado prácticamente todas las posiciones y se ha impuesto como pilar fundamental a las órdenes de todos los entrenadores que ha conocido, desde Louis van Gaal a Frank Rijkaard. Trabajador incansable, pasador avisado con visión de juego aquilina y aun certero lanzador de tiros libres… todo lo hace bien.

En 2001, sin estridencias, heredó el puesto de Pep Guardiola, que había quedado fuera de combate por una lesión, e inscribió su nombre en la línea de sucesión de mediocampistas recuperadores del Barça. La llegada de Guardiola como entrenador en la temporada pasada no ha hecho sino reforzar la influencia de este ligero volante (1,70 m) con casi 500 partidos a sus espaldas, que se ha convertido en el nudo de comunicaciones de su equipo.

El corazón de la Roja
Luciendo la camiseta de España, con la que debutó el 15 de noviembre de 2000 contra Holanda (1-2), Xavi ha cubierto más o menos el mismo recorrido y en el mismo papel. Se hizo indispensable sin levantar la voz. Fue capitán de la selección sub-20 campeona del mundo en 1999, y capitán asimismo de la formación sub-23 finalista del Torneo Olímpico de Sidney en 2000, y poco a poco fue haciéndose con los hilos del vigente campeón europeo.

Estuvo en las citas mundialistas de 2002 y 2006 y en la Eurocopa de 2004, pero fue en la prueba reina europea de 2008 cuando su talento estalló con todo su fulgor. Dirigiendo a su tropa desde la sala de mandos con pasmosa serenidad y sobriedad, estuvo en el origen de todos los grandes golpes de la Roja. Para muestra un botón: fue el autor del pase de tiralíneas que Fernando Torres transformó en el gol decisivo de la final contra Alemania. Nadie se sorprendió al verlo recibir el reconocimiento al Mejor Jugador del certamen…

“En España tenemos una filosofía de juego que se ha transmitido a lo largo de los años. Conocemos nuestro potencial y lo utilizamos para enfrentarnos a todos los rivales”, analiza Xavi con la misma simpleza con que distribuye el balón.

Respetuosa de su estilo, ahora liderada por Vicente del Bosque, España realizó una buena campaña en la Copa FIFA Confederaciones y terminó en un meritorio tercer puesto luego de caer sorpresivamente ante Estados Unidos.

Xavi se mantuvo como el cerebro del equipo en la eliminatoria mundialista, saldada con una clasificación cómoda y con puntaje ideal: 10 victorias en igual cantidad de partidos. ¿Conseguirá el anhelado título el próximo mes de junio? Sin dudas, es uno de los sueños que le quedan por cumplir a quien tendrá por entonces 29 años. El otro, claro está, pasa por hacerse con el Premio al Jugador Mundial de la FIFA que se entrega en Zúrich en el cierre de 2009.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.