Francisco Iglesias Carreño
Francisco Iglesias Carreño

OPINIÓN: Francisco Iglesias Carreño

Ha sucedido que algunos en ese afán, inculcado desde el absorbente centralismo pucelano, de anular, como sea, las vivencias de esta parte del Oeste de la España Nación, que al abrigo de las Regiones Históricas de Extremadura, Reino Leonés, Galicia y Asturias, asienta a las gentes de diez provincias constitucionales (organizadas desde 1833, y constitucionales, con sus respectivas Regiones, desde 1931 y corroboradas como tales-provincias y Regiones-en 1978), han manejado de forma un tanto alegre y descuidada la singular figura histórica del Rey Leonés Fernando III, que dentro de la iglesia cristiana católica ostenta la categoría/calificación/reconocimiento de santidad.

No hace falta insistir en que Fernando III ,desde su nacencia, es un infante leonés nacido en el sitio/lugar/ monasterio de Valparaíso (término hoy día de Peleas de Arriba en la Comarca Natural de La Tierra del Vinote la provincia leonesa Zamora) y que su padre es el Rey Alfonso IX, zamorano de origen y el soberano, por excelencia, del Regnum-Imperiún Hispánico de la Corona Leonesa , como tampoco olvidar que su madre Dª Berenguela es hija del Rey Alfonso VIII soberano de la Corona Castellana [entre cuyos territorios se encontraban las actuales provincias vascas, así como Castilla La Nueva (Madrid,Toledo,Guadalajara,Ciudad Real ,Cuenca)]

Al ser disuelto el matrimonio de Alfonso IX y Dª Berenguela por disposición del Papa Inocencio III, el infante Fernando (llamado en los documentos reales de la Corona de Castilla como “Infans Legiones”, y en los de la Corona Leonesa como “filio domini regis” (hijo del señor rey), “primogenitus regis Legiones” y, lo que evita todo tipo de dudas, cuando lo hace en nombre de su padre:” Ego infans domnus Fernandus, de mandato regis patris mei, roboro y confirmo”) queda al abrigo protector de su padre, pero en un determinado momento, después de aquel Tratado (de paz perpetua) de Toro (12-agosto-1216) entre ambas Coronas, la madre lo solicita para que este a su lado en Autillo de Campos, mientras esto acontece ha fallecido ya Alfonso VIII y ha sido nombrado heredero su hijo el muy joven Enrique I. En un fortuito accidente,¡ un tejazo!, provocado inopinadamente por el tropiezo de un cortesano, fallece Enrique I y las Cortes Castellanas nombran heredera a Dª Berenguela, quien en su propia toma de posesión de la Corona Castellana abdica en su hijo, el infante leonés Fernando que, casualmente(¿?), esta con ella pasando una temporada, y con tal acto rompe el acuerdo entre Alfonso IX y Alfonso VIII que daría la Corona Castellana al Rey Leonés.

La decisión de Dª Berenguela provoca una guerra entre Alfonso IX y ella misma (en la persona del hijo de ambos, estando ya Fernando como Rey de la Corona Castellana). La innegable sagacidad en la actividad política de Dª Berenguela calma a su ex-marido y formaliza un nuevo acuerdo entre Alfonso IX y su hijo Fernando III. Cuando fallece Alfonso IX en el viaje de retorno hacia Santiago de Compostela después de su éxito campaña de conquistas en la Extremadura Leonesa (Conquista de las poblaciones de Cáceres, Mérida, Badajoz, etc.o de las Batallas del Pozo de Las Matanzas y Alange) Dª Berenguela se nuestra sumamente activa y logra un acuerdo(Concordia de Benavente) con Teresa de Portugal (última esposa de Alfonso IX) por el cual sus hijas (las dos Infantas Leonesas Sancha y Dulce) ceden todos sus derechos sobre la Corona Leonesa a su hermanastro Fernando III , que pasa así a ser soberano de la misma, o sea Rey/Emperador Leonés

Cuando en 1230 fallece Alfonso IX su hijo Fernando esta sitiando la ciudad de Jaén ( en la hoy Andalucía) y ahora no hemos visto entusiasmo alguno por hacer reclamaciones territoriales sobre Andalucía, es más al llegar Fernando, desde el sur jienense, al territorio de la Corona Leonesa dio, a la ciudad de Toro, el lema siguiente: “““Civitas taurensis superior est in regno legionis””” (la primera ciudad en el Reino de León) , a mayores ratifico el establecimiento efectuado por su padre para la Universidad de Salamanca, mantuvo la vigencia propia de las Cortes Leonesa, aplico el sistema jurídico leonés a la Corona Castellana, etc. , actuando, en todo momento de forma fiel a su educación como infante leonés y digno sucesor de su padre Alfonso IX. Fernando III de León al frente de tropas leonesas-de Salamanca, Zamora y León entre otras poblaciones- conquista en 1236 la ciudad de Córdoba, paradigmática población de la presencia árabe en España, y es significativo que el emblema heráldico de tal población sea la figura, con el escorzo en ataque, de un león rampante que identifica a la Corona Leonesa. Lo hace el 29 de junio de 1236, fecha que es digna de ser recordada ahora, en plena celebración del XI CENTENARIO CORONA LEONESA [EXTREMADURA-REINO LEONÉS-GALICIA-ASTURIAS].

Hoy día a los propaladores de la expresión “unión definitiva” no se les ocurre,¡ni por asómo!, hacer reclamaciones territoriales sobre lo que fue , en su día, Reino de Córdoba, ni tampoco sobre el Reino de Sevilla (lugar donde esta enterrado Fernando III) o el Reino de Jaén , y ese gran zamorano, por ende leonés, el hijo de Alfonso IX es un eslabón más de la Casa Real Leonesa del Regnum Imperium – en la que se basa la Casa Real Española-que tanto contribuyo al hecho de la reconquista de toda Hispania.

Ya no se puede seguir con la trágala, fomentada desde 1981 [la UCD en el Gobierno del ciudadano Calvo Sotelo y Bustelo (D. Leopoldo)] de equivocar intencionadamente la Corona Leonesa con la Región Histórica ( de 1833) del Reino Leonés (Salamanca-Zamora- León), ni a la Corona Castellana con la Región Histórica (de1833) de Castilla La Vieja (Santander-Burgos-Palencia-Valladolid-Soria-Segovia-Ávila), ambas Regiones Constitucionales en 1931 y en 1978, por Voluntad Soberna de la Nación Española.. ¡Pero si el leonés Fernando III dominaba en toda la actual Andalucía ( como Rey Emperador Leonés), por derecho o protección (caso Reino de Granada) y en las provincias Vascas(con fueros reconocidos)!
Fernando III es una herencia histórica de la leoneseidad y un orgullo de la misma, y por ello debe ocupar un lugar muy destacado en todo el XI CENTENARIO CORONA LEONESA [EXTREMADURA-REINO LEONÉS-GALICIA-ASTURIAS] . En el nombre de San Fernando también, y a mayores, la leoneseidad.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.