Hoy día, muchas veces asistimos como espectadores pasivos a entrevistas, tertulias, o escuchamos a ciertos personajes con pésimo gusto a los que se corea con risotadas-en grabación- sus bromas o alusiones a la Iglesia Católica y a su máximo representante. Desde luego mal asunto si tienen que ser acompañados por risas ficticias.
La expresión de estos “humoristas”, frecuentemente raya en la grosería o en la blasfemia. Esta tendencia es un mal síntoma del ambiente que nos va engullendo y lo sufrimos en distintos medios.
Cuando nos sentimos católicos – ni tontos, ni ñoños trasnochados-nos movemos e intentamos hacerlo en la moral de siempre. La moral, en lo esencial, es la misma, no cambia. Podrá cambiar en lo accidental, los centímetros por más o por menos; el pudor y la modestia pondrán los límites.
El respeto evitará esas críticas, esos cotilleos cáusticos que hacen verdadero furor en las cadenas de TV. No entro ni salgo en el dinero que mueven, pero allí conviven la grosería, la difamación o al menos la murmuración para dar aire a la porquería de que es capaz de aportar una conciencia por dinero.
Muchas veces los “personajes” hacen gala de su mal gusto y presumen de ello. Se presume de la falta de fe- parece un contrasentido presumir de lo que se adolece- pero en eso estamos. Pero si no creo y se piensa que es algo estupendo, se colocan en una posición difícil, ya que corro el riesgo de pensar en mi inexistencia Esa postura es sólo por querer molestar o por ser “original” y crear un ambiente en el que no pueda vivir el creyente., Mas no creo que a eso llegue la inteligencia de los susodichos.
El querer herir, el querer ir con la corriente que ha creado el “progresismo”.Es caer, la mayoría de las veces, en las costumbres que desterró el cristianismo. Lo que si parece actual, tristemente, es la delincuencia y la violencia doméstica. Las “desavenencias” conyugales. Algo está fallando, dijo no se qué ministro.

Alfredo Hernández Sacristán

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.