El Voto a la Inmaculada Concepción 
Francisco Iglesias Carreño  

El Voto a la Inmaculada Concepción en Villalpando ,dada su antigüedad del Siglo XV, forma parte  del hacer tradicional de los trece pueblos{ VILLALPANDO, QUINTANILLA DEL MONTE, COTANES DEL MONTE, VILLAMAYOR DE CAMPOS, TAPIOLES, CAÑIZO, VILLAR DE FALLAVES, VILLARDIGA, PRADO, QUINTANILLA DEL OLMO, SAN MARTIN DE VALDERAUDEY, VILLANUEVA DE CAMPOS, Y CERECINOS DE CAMPOS} que lo hicieron y de la Comarca de los Campos Góticos, desde aquellos momentos en que pertenecían a la Diócesis de León y , posteriormente, con su ubicación final en la Diócesis de Zamora. 

Consideramos que no solo se trata ya de un hecho religioso dentro de la Iglesia Cristiana Católica, es también un aportación de tal celebración y del  ambiente religioso concreto al entorno antropológico de tales municipios y su Comarca Natural de la Tierra de Campos Góticos., es un hecho que entrelaza la sociedad civil impregnándola de un hacer religioso específico . 

Esta sociedad civil nuestra en la que estamos  inmersos se rige en la España Nación por la Constitución Española (cuyo 31 aniversario acabamos de celebrar) y en el Preámbulo de tal texto constitucional podemos leer lo siguiente” La Nación Española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien  de cuantos la integran, en uso de su soberanía , proclama su voluntad de:… Proteger a todos los españoles y Pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.” , y ello puede ser altamente interesante en orden a la categorización de los hechos religiosos, de raíz cristiana católica, que tan presentes están en nuestros entornos de convivencia próximos  y que, además, lo están desde hace muchísimo tiempo. 

De tal protección sobre cada uno nos deriva la protección grupal y general, sea para entornos concretos en su delimitación o de otras magnitudes, pero en todo caso conlleva notas adicionales sobre el derecho de los individuos, en orden a su libertad, identidad y respeto/promoción /desarrollo religioso, y ello nos acerca un mucho a la Carta de Derechos Fundamentales que el Tratado de Lisboa [ya vigente] asume.  Estamos hablando de los Valores de  Europa, y al hacerlo, en la forma que fuere, debemos tener en cuenta, en  nuestro criterio particular nosotros:

LOS EUROPEOS, ¿quienes somos?, ¿de donde venimos? y ¿ que intentamos, de forma conjunta?, proyectar para el futuro. Esta reflexión nos ubica en la necesaria y obligada determinación de los VALORES EUROPEOS que  son la expresión exteriorizante de aquellos elementos que forman nuestra situación IDENTITARIA, y en la forma que se ido construyendo Europa, sobre cuyo acontecer podemos hablar en España y hacerlo, ¿cómo no?, desde la base de las tres provincias leonesas (en nuestro histórico Reino Leonés), en un ambiente sobre el que ya nos hemos manifestado en diferentes ocasiones. 

Decir que España tiene una raíz cristiana, es también ir a que SALAMANCA-ZAMORA-LEÓN tienen una  raíz cristiana  que impregna todo su hacer en lo social, lo cultural y lo histórico, es hablar de los procesos que han tenido lugar, aquí, entre nosotros: los leoneses, a lo largo de vida de todos aquellos que, como nuestros antepasados, nos han precedido. Y tal hecho,  que es evidente en nuestro criterio, debe ser objeto de un tratamiento jurídico/formal que igualmente sea evidente, y sin ello desmerecer otras situaciones y otras diversidades.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.