El secretario de Política Económica del PSOE de Castilla y León, Julio López, aseguró este jueves que el posible cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña, ubicada en el Valle de Tobalina, en Burgos, no supondrá ningún trauma en términos de empleo para la zona y aprovechó la ocasión para criticar el “uso partidista” que está haciendo el PP en torno a la energía nuclear, quizás, apuntó, porque están más incómodos con otros temas, como los parque eólicos o los huertos solares.

   López, que aclaró que el posible cierre de la central nuclear de Garoña no es un “capricho” de los socialistas sino que está contemplado en el programa electoral con el que ganaron los últimos comicios nacionales, recordó las palabras del ministro de Industria, Miguel Sebastián, cuando aseguró que “hay margen temporal de sobra” para adecuar un programa de reactivación de la zona para que no se pierda un solo empleo.

   “Por tanto, en ese sentido, tenemos la confianza de que no va a haber ningún trauma en términos laborales en la zona”, ratificó Julio López.

   Dicho esto, el secretario de Política Económica del PSOE de Castilla y León mostró su comprensión y entendimiento hacia la preocupación y la necesidad de movilización de los trabajadores de la central nuclear ante la “incertidumbre” sobre su futuro.

   En este sentido, aseguró que, de llevarse a cabo el cierre de la central, no será ahora sino en un plazo de dos años. Del mismo modo, informó de que la clausura de una central nuclear lleva aparejado un proceso “sumamente largo”, que se podría prolongar incluso durante una década, para el desmontaje y para el que sería necesaria “una carga de trabajo superior” a la necesaria para el funcionamiento del reactor.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.