Forma parte de las actividades de la conmemoración del 1100 aniversario del Reino de León

La Consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro, ha asistido a la recepción organizada por el Ayuntamiento de Benavente con motivo de la mesa redonda Parlamentarismo y Diálogo que se celebra hoy en el Parador Nacional de Benavente. Las Jornadas Parlamentarismo y Diálogo forman parte de las actividades que la Consejería de Cultura y Turismo está desarrollando dentro del programa de actividades de conmemoración del 1100 Aniversario del Reino de León. La mesa redonda reunirá a los parlamentarios Juan Fernando López Aguilar, Jaime Mayor Oreja y Francisco Sosa Wagner, que hablarán sobre la trascendencia del parlamentarismo como eje de la democracia del siglo XXI, y contará con la presencia de los europarlamentarios Iratxe García Perez y Agustín Díaz de Mera.

 
Las Cortes de León de 1188 y de Benavente de 1202 son una referencia para invocar las franquicias y “libertades” concejiles, siendo hitos iniciales de lo que con el tiempo y los cambios fue la democracia que hoy conocemos. En las Cortes benaventanas se reguló y documentó, por primera vez en Europa, un impuesto territorial para todo un reino en una asamblea legislativa de carácter estamental, y este hecho constituye el más remoto antecedente primero del otorgamiento del servicio en las Cortes de la Edad Moderna y de la Ley de Presupuestos generales en los modernos parlamentos democráticos.
 
Ayer día 25 se celebró en León la fiesta de Las Cabezadas en la Real Basílica de San Isidoro, acto incluido también dentro de la programación con motivo de la conmemoración del 1100 aniversario del Reino de León. Cuenta la tradición que en el año 1158, con motivo de una rogativa a San Isidoro, “la lluvia cayó con abundancia sobre los campos de León y su alfoz”. En agradecimiento por este y otros milagros el Ayuntamiento de León acude cada año a la Basílica de San Isidoro para ofrecer un cirio de una arroba y dos hachas de cera. En el claustro, el Cabildo eclesiástico acepta el presente, pero deja patente su carácter obligatorio o de foro. Por esta discrepancia sobre el carácter de la ofrenda, los representantes de ambas Instituciones entablan una batalla dialéctica y hacen alarde público de sus cualidades oratorias. El empate final de esta popular fiesta un “monumento vivo al diálogo” como forma de resolución de los problemas.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.