El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha adelantado que durante la presidencia española de la UE propondrá que el nuevo Servicio Exterior de la Unión tenga entre sus misiones la de dar asistencia jurídica y diplomática a los ciudadanos europeos que puedan “verse sometidos a una condena de la pena capital” en cualquier parte del mundo.

ZapateroEn la conferencia inaugural del Coloquio Internacional sobre la Abolición Universal de la Pena de Muerte, celebrado en el Museo de Arte Reina Sofía de Madrid, el presidente del Gobierno ha manifestado que esta propuesta ya la ha elevado a la alta representante de la UE para política Exterior, Catherine Ashton, y que ha sido recibida “muy favorablemente”.

“Creo que el status de ciudadanos europeos merece enriquecerse con esta garantía adicional: la protección de la Unión frente al riesgo de la imposición de la pena capital en cualquier país donde este riesgo se produzca”, manifestó.

Por eso, anunció que para el segundo semestre de 2010 se creará una Comisión Internacional contra la Pena de Muerte formada por personalidades de todo el mundo, que deberá exigir “la proscripción universal, inmediata y definitiva” de la pena capital contra las personas que fueran menores de edad en el momento de cometer el delito por el que fueron condenados, las mujeres embarazadas y los discapacitados mentales.

Rodríguez Zapatero apostó por 2015 como fecha para la moratoria universal “no por casualidad”, sino porque ese año se revisará el cumplimiento de los Objetivos del Milenio contra la pobreza y, a su juicio, la lucha a favor de la dignidad humana hay que “librarla en todos los frentes a la vez”.

El jefe del Ejecutivo avanzó que durante la presidencia española de 2010 la abolición universal de la pena de muerte va a ser una prioridad en materia de derechos humanos.

Por su parte, el Presidente de la República de Benín, Boni Yay, a quien Rodríguez Zapatero había recibido previamente en La Moncloa, se comprometió a apoyar al Presidente en su iniciativa para la abolición universal de la pena capital y expresó su “admiración por este objetivo”, que calificó de “gran desafío en favor de la dignidad humana”.

Rodríguez Zapatero se refirió a Benín como “ejemplo para África” y ensalzó su claro compromiso en la defensa de los derechos humanos y importantes logros en este sentido. Al mismo tiempo, le garantizó su apoyo en todo el programa de reformas sociales y económicas emprendidas en su país.

Defensa de los Derechos Humanos

El jefe del Ejecutivo ha querido dejar claro que con su Gobierno los Derechos Humanos se han convertido en uno de los “ejes vertebradores” de la política exterior española.

Recalcó que tener la defensa de los Derechos Humanos como prioridad “no es causa fácil, requiere de firmeza, coherencia e ideas claras y de una eficaz acción diplomática, construida sobre el diálogo y, en ocasiones, sobre la discreción”, argumentó.

Añadió que todos los Estados tienen la obligación de proteger los derechos humanos en su propio territorio y “denunciar su violación cuando no sean respetados de conformidad con el derecho internacional”, añadió.

El presidente del Gobierno apeló a la firmeza, prudencia y cooperación internacional para resolver el secuestro de los tres cooperantes españoles en Mauritania y ha afirmado que ellos “son estos días, objeto principal de la atención y de la acción del Gobierno”.

En este sentido señaló que el Ejecutivo ha puesto en marcha “todos” los recursos a su alcance para lograr su localización, primero, y su liberación, después.

“Contra el terrorismo no hay caminos cortos. Hay, y debe haber, firmeza, prudencia, cooperación internacional, aislamiento social y utilización de todas nuestras capacidades”, subrayó.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.