El jefe del Ejecutivo ha explicado en el Parlamento que el objetivo en Afganistán es colaborar con las autoridades afganas en el mantenimiento de la seguridad, en la reconstrucción del país y en la formación de sus fuerzas de seguridad.

El presidente del Gobierno ha comparecido ante el Pleno del Congreso de los Diputados para informar de la presencia de las tropas españolas en Afganistán. Rodríguez Zapatero ha comenzado su intervención con un recuerdo a los dos guardias civiles y al intérprete asesinados en aquel país el pasado 25 de agosto.

El presidente ha anunciado que ya han sido arrestadas cuatro personas por su presunta implicación en este atentado y dijo que no pararán hasta que todos los responsables estén en manos de la justicia y paguen por esos terribles asesinatos.

Este homenaje lo hizo extensivo a los 93 españoles que han perdido la vida en esta misión.

El jefe del Ejecutivo ha reafirmado el compromiso de España con los esfuerzos de la comunidad internacional por la estabilización de Afganistán y ha asegurado que “estamos en Afganistán por la seguridad internacional y por la seguridad de España”.

Debemos permanecer en Afganistán, ha dicho, “asumiendo las actuales responsabilidades, mientras sea necesario, mientras estén en peligro la seguridad del país y de la región, la seguridad global y la seguridad de los españoles, y siempre dentro del marco de legitimidad y de consenso de la comunidad internacional”.

Hay que trabajar con eficacia para que esta misión concluya cuanto antes, ha sostenido. Agregó que “España está haciendo un esfuerzo humano y financiero muy importante” y se mostró convencido de que, “a pesar de las dificultades, estos sacrificios contribuirán a hacer el mundo más seguro”.

Consenso internacional

José Luis Rodríguez Zapatero ha recordado que la presencia de la Comunidad Internacional en Afganistán se lleva a cabo al amparo de Naciones Unidas, forma parte de una iniciativa de la Alianza Atlántica y cuenta con la implicación de la Unión Europea.

Por tanto, añadió, la actuación de España, y la de los otros 46 países que están en Afganistán, se apoya en un “amplísimo consenso internacional”.

“Más de 80.000 soldados de 47 países están en Afganistán para evitar que el terrorismo extremista vuelva a adueñarse” de un Estado de gran importancia geoestratégica, cuya estabilidad está íntimamente unida a la de Pakistán y, en menor medida, a la de Irán, India y las republicas centroasiáticas.

Por esta razón, lo que ocurre en Afganistán nos concierne a todos: “Nuestra seguridad hoy no tiene fronteras”.

El jefe del Ejecutivo recordó que, desde el año 2002, el grupo socialista, entonces en la oposición, apoyó esta misión por tratarse de una intervención “legal, consensuada y justa”.

Contribución de España

El objetivo de los 1.500 militares españoles destinados en el país asiático es, según ha explicado el presidente del Gobierno, colaborar con las autoridades afganas en el mantenimiento de la seguridad y en la reconstrucción del país, y contribuir a la formación de sus fuerzas de seguridad.

Los soldados españoles, ha detallado, están dando protección a la población civil, evitando nuevas víctimas, e intensificando el entrenamiento y formación del Ejército y la policía afganos, para que sean capaces de hacer frente a la insurgencia.

Rodríguez Zapatero ha añadido que nuestras tropas están dotadas y capacitadas para hacer frente a los riesgos que genera el conflicto y la violencia y a los que se presentan en un “escenario bélico y peligroso”.

Cooperación al desarrollo

En el ámbito de la inversión, durante el período 2006-2012, España habrá contribuido en Afganistán con 220 millones de euros. Un esfuerzo que el presidente calificó de importante y que se une a los más de 1.900 millones de euros de la contribución global española a Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) desde hace casi nueve años.

La Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) también ha contribuido, mediante un Programa de Reconstrucción y Estabilidad Política, con 50 millones de euros para el período 2006-2010. 

Ese programa abarca diversas líneas de actuación como son las relativas al desarrollo agrícola, la mejora de infraestructuras, la educación, la sanidad, el fortalecimiento institucional, el acceso al agua potable y la igualdad de género.

El presidente del Gobierno ha destacado que la intervención en Afganistán trasciende la dimensión estrictamente militar y pretende la progresiva asunción por los afganos de su responsabilidad con la seguridad y el desarrollo económico y social de su pueblo.

La cuestión de “cómo y cuando se hace la transición” es la que se evaluará en la cumbre de la OTAN que se celebrará en  Lisboa el mes de noviembre.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.