Archivo: Purificación Fraile, Manuel García y Guerra y Vicente Matilla, presidiendo un pleno en el anterior mandato 2003-2007
Archivo: Purificación Fraile, Manuel García y Guerra y Vicente Matilla, presidiendo un pleno en el anterior mandato 2003-2007

La sentencia del TSJ ha anulado la licencia urbanística “expres” concedida al edificio promovido por la empresa en la que trabajaba el ex-concejal del PSOE, Justo Fernández Valderde.

La licencia no cumple el PGOU vigente pese a que se otorgo cuando este ya estaba en vigor.

Que los políticos socialistas de Benavente camparon a sus anchas durante los cuatro años que gobernaron nuestra ciudad ya era algo más que un rumor; ahora, no es que lo diga el Partido Popular, nos ratifica el Tribunal Superior de Justicia que, en lo referente a la licencia de la calle Villalar, ante el recurso de apelación presentado por un ciudadano de Benavente, textualmente dice: “…debemos anular y anulamos los Decretos de la Alcaldía de Benavente de 20 de diciembre de 2005 y 27 de febrero de 2006 así como el Acuerdo del Ayuntamiento de Benavente de 1 de marzo de 2005 que concedió licencia para la construcción de edificio de viviendas, garajes, local y trasteros en C/ Villalar, C/ San Antón y C/ Toril de esa ciudad.”

Los dirigentes “socialistas” benaventanos (insistimos en las comillas, ya que los socialistas de verdad pueden darse por aludidos y, cierto es que, nunca tuvieron vela en este entierro), desde el primer día que llegaron al Ayuntamiento convirtieron la ciudad en un cortijo privado. Hicieron y deshicieron a su antojo, se pasaron las normas por el arco del triunfo, humillaron, mintieron y se rieron de todos los benaventanos.

Centrándonos en el caso Villalar, el Partido Popular siempre denunció las entonces presuntas irregularidades de la licencia Express aprobada por los concejales del PSOE. El inaccesible bunker que había construido el PSOE en el Ayuntamiento de Benavente siempre impidió a los concejales populares revisar el expediente de las viviendas de la calle Villalar, tachándonos de mentirosos. Ante la opacidad y la intransigencia de los socialistas , el Partido Popular, en de octubre de 2005, exigió públicamente al PSOE que eximiera al Ayuntamiento de toda responsabilidad en este asunto, de tal manera que Benavente y los benaventanos se vieran liberados de futuras responsabilidades; y, sugeríamos que fuesen los concejales socialistas quienes asumieran la responsabilidad con su patrimonio personal.

Hasta tal punto llegó la implicación del PSOE en este asunto, y otros más, que en la sesión de Pleno Extraordinario celebrada el 6 de marzo de 2007, el rodillo del PSOE rechazó la propuesta del Grupo Popular para la creación de una Comisión de Investigación del área de urbanismo durante el mandato 2003-2007. Con un PSOE de Benavente desmembrado, roto, con todos sus concejales en estampida y en un vergonzoso “sálvese quien pueda”, fueron capaces de cerrar filas en torno a las siglas socialistas y votar en contra de la propuesta del Grupo del Partido Popular.

De todo aquello que ocurrió durante el mandato del PSOE en Benavente, esta sentencia llega ahora con otro Equipo de Gobierno en nuestro Ayuntamiento. La gravedad de la sentencia no se le puede escapar a nadie, los perjudicados son el Ayuntamiento de Benavente y todos los benaventanos y, un único responsable: el PSOE de Benavente.

Algunos de aquellos que propiciaron lo que hoy nos ocupa, todavía tienen la cara dura de lanzar proclamas queriendo convencer de sus bondades a los benaventanos y que vuelvan aquellos desmanes a nuestro pueblo. Son los mismos de entonces, hablando de innovación y progreso, pero su verdadera intencion no es otra que implantar su corralito en nuestra ciudad.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.