• Los tres conforman los casi 50 kilómetros que unirán la variante sobre el Duero con Benavente, con una inversión cercana a los 200 millones de euros.
  • La Autovía del Duero desde la Ronda Norte hasta San Martín del Pedroso, los proyectos de los cuatro tramos se encuentran en proceso de redacción. La infraestructura al completo tendrá un coste de unos 290 millones de euros.

Todo parece indicar que el Plan Extraordinario de Infraestructuras, presentado en el pasado mes de abril, será en realidad una estratagema política para intentar, por un lado, sortear las amenazas de la U.E. que imponen a el gobierno español la obligación de reducir el déficit y por otro lado, la intención del ejecutivo de Rodríguez Zapatero de mantener las inversiones en infraestructuras.

El Plan Extraordinario de Infraestructuras, contempla la construcción de la Autovía A-11 entre la capital zamorana y la frontera portuguesa. Del mismo modo se contempla la inclusión del tramo Benavente-Zamora de la Autovía Ruta de la Plata. Ambas inversiones comprometidas desde la última legislatura del gobierno de José María Aznar, llevan un considerable retraso.

 Para la senadora socialista por Zamora, Ana Sánchez, el Plan Extraordinario supone una “apuesta decidida del Gobierno” y “un salto de gigante» para la provincia“. Mientras para los populares este plan extraordinario “no hace otra cosa que cumplir la obligación y la deuda contraída con Zamora”. Tanto la A-11 como la A-66 son dos autovías prácticamente finalizadas o apunto de finalizar en todos sus tramos, salvo los que discurren por la provincia de Zamora. “La discriminación del Gobierno para con Zamora es más que patente, ahora bien, no se pueden dejar sin finalizar las infraestructuras comprometidas, aunque seamos los zamoranos los últimos como siempre” matizan desde fuentes del Partido Popular.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.