El comandante del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa (CMOPS), el general de División del Ejército de Tierra Jaime Domínguez Buj, confirmó este viernes el secuestro del pesquero vasco Alakrana y que en su interior se han avistado dos personas armadas con rifles, al tiempo que aseguró que el atunero se encontraba fuera del perímetro de seguridad establecido por la fragata Canarias.

El perímetro de seguridad había sido delimitado por Defensa con la información suministrada por los armadores sobre la zona en que faenarían los pesqueros españoles durante los meses de octubre y de noviembre.

   En rueda de prensa en la sede del Estado Mayor de la Defensa, el general explicó que el aviso de que el pesquero estaba siendo atacado por piratas se recibió en el Mando de Operaciones del EMAD a las 5.40 horas (hora peninsular española) cuando se encontraba a unas 800 millas de la fragata Canarias y a 400 millas tanto de la costa somalí como de las Islas Seychelles.

   La fragata Canarias se encontraba entonces situada en el centro del perímetro de seguridad protegiendo a la flota de pesqueros españoles y el Alakrana estaba faenando al sur de ese perímetro de seguridad a unas 800 millas del buque de guerra.

   El general Domínguez Buj afirmó que la fragata Canarias ha remitido al Ministerio de Defensa un informe realizado ayer en el que comunica que había “verificado” ese mismo día a cuatro esquifes sospechosos de piratería, que finalmente comprobó que eran pesqueros somalíes.

   Fue entonces cuando, según el comandante del Mando de Operaciones, la fragata española advirtió a los cuatro pesqueros que estaban fuera de su zona de influencia y que le comunicaran si continuarían faenando allí para evaluar si la fragata se aproximaba a esa zona para mayor protección. El mensaje de la fragata sobre las previsiones de los cuatro pesqueros quedó sin respuesta, según el general.

   Al ser preguntado sobre si el Alakrana había comunicado su situación a la fragata y si podía faenar fuera de la zona de influencia de la Canarias, el general Domínguez Buj respondió que “cada uno es libre y responsable de sus actos”.

   El comandante del Mando de Operaciones del EMAD realizó en la rueda de prensa un relato pormenorizado de las acciones realizadas por los medios y mandos militares de la operación Atalanta desde que recibió el aviso de la fragata Canarias de que el Alakrana estaba siendo atacada por piratas.

   El general indicó que la confirmación del secuestro se produjo a las 9.58 hora peninsular española, cuando la fragata Canarias informó de que el avión de patrulla marítima P3 Orión había avistado a “dos personas armadas con rifles” en el Alakrana, que remolca un esquife con quince petacas de combustible y navega en dirección suroeste hacia la costa somalí.

   LA FRAGATA, A 35 HORAS DE NAVEGACIÓN

   La fragata Canarias está situada a unas 35 horas de navegación de la zona en que fue secuestrado el pesquero vasco y se dirige hacia allí “a toda velocidad”, según el comandante del Mando de Operaciones.

   El atunero vasco tiene una tripulación de 36 personas, de las cuales 16 son españoles, dos son malayos, tres son senegaleses, cuatro de Ghana, dos de Costa de Marfil, ocho indonesios y uno de Seychelles.

   El general Domínguez Buj indicó que el avión de patrulla marítima P3 Orión que ha avistado al Alakrana y a los dos individuos armados podría ofrecer imágenes del pesquero cuando regrese esta noche a su base.

   Preguntado sobre las gestiones que va a realizar el Ministerio de Defensa para conseguir la liberación del pesquero, el general declinó dar detalles “por razones de seguridad” y de “prudencia” y subrayó que los medios de la operación Atalanta están trabajando para lograr ese objetivo.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.