• El nuevo documento amplía el espacio físico de aplicación hacia las zonas aledañas que conforman la Ciudad Histórica

 

La Alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, ha presentado esta mañana el documento de Avance de la Revisión del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Zamora un documento que pretende servir de estimulo a la dinamización económica, social y cultural de este espacio de la ciudad, y, a su vez, convertir la Ciudad Histórica en un eje de desarrollo del Conjunto de la ciudad. En este sentido ha señalado la Alcaldesa “queremos que el Casco sea un lugar no solo para  visitar y para pasar sino también para vivir y para trabajar”.

 

El documento de Avance, que será aprobado el próximo martes por la Junta de Gobierno Local, supone no solamente la adaptación al nuevo marco legal asumiendo los cambios normativos producidos en materia de urbanismo y patrimonio surgidos desde el año 2000 –fecha de aprobación del anterior Plan-, sino que se concibe como un verdadero plan estratégico con tres objetivos fundamentales:

 

En primer lugar, cambia el concepto de protección buscando la protección a largo plazo y la protección no solo de los edificios sino también de la actividad social, cultural y económica como parte fundamental de un entorno urbano. Si bien el Plan debe ser un instrumento de protección del inmenso patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad histórica, el nuevo documento no se queda en un  simple catálogo de bienes a proteger, sino que compatibiliza esa protección con las nuevas necesidades sociales y residenciales y con las necesidades de los sectores económicos interesados  en implantarse en el Casco.

 

Se amplía el espacio físico de aplicación, extendiendo los criterios de desarrollo y protección hacia aquellos espacios que conforman  la ciudad histórica. El ámbito de actuación del Plan Especial no puede limitarse solo a los recintos amurallados sino que debe extender su ámbito de aplicación, con mayor o menor grado de protección, a  aquellos espacios que sin contar con una declaración expresa de su valor cultural sean parte integrante del valor patrimonial de la ciudad histórica. Desde este punto de vista el Plan debe complementarse con otros instrumentos de rehabilitación y reforma tales como la actualización del Plan Director de la muralla, un plan de recuperación de toda la ribera, el Plan del Románico o una red de Áreas de Rehabilitación Integral que deberían extenderse a los arrabales históricos.

 

Finalmente pretende convertir la Ciudad Histórica en una gran oportunidad para que Zamora consolide su posición de centro de visitantes, aprovechando el gran potencial que tiene todavía el turismo de interior como sector emergente y potenciando las nuevas oportunidades que puedan surgir relacionadas con un espacio cultural de primer orden y con la próxima llegada del Ave a la ciudad.

 

Además, desde el punto de vista técnico mejora los instrumentos documentales con una nueva base cartográfica incorporando nuevos sistemas de control y de evaluación de impacto como la generación de modelos 3 D y la actualización de los catálogos, incluyendo el catálogo arqueológico, con lo que se mejora considerablemente toda la gestión relacionada con el Plan.

-Oportunidades del nuevo Plan:

 

Rosa Valdeón ha destacado también que el nuevo planeamiento llega en un momento oportuno “ya que todos las ayudas públicas a vivienda se están orientando precisamente a la rehabilitación y recuperación, por eso este documento debe servir para canalizar toda esa inversión potencial con sus consiguientes puestos de trabajo hacia Zamora”.

 

En este sentido se establecen cinco grandes ejes de actuación a la hora de redactar el documento:

 

-1- Flexibilizar la normativa para que, aún manteniendo la protección, se potencie tanto el uso residencial permitiendo que las viejas edificaciones puedan acomodarse a las nuevas necesidades y funciones de las viviendas modernas, como otros usos relacionados con el sector servicios facilitando las modificaciones técnicas necesarias para el asentamiento comercial.

 

2.- Crear nuevos instrumentos de gestión urbanística de modo que sea posible la ejecución de unidades aisladas sin necesidad de que se desarrolle toda la Unidad de Ejecución. Las unidades de gestión urbanística en el casco tienen que ser adaptables ya que resulta especialmente difícil poner de acuerdo a todos los propietarios de una unidad de ejecución

3- Diseñar y promover el desarrollo de Áreas de Rehabilitación Integral para que los propietarios puedan hacer frente a la recuperación y rehabilitación de sus inmuebles con un coste accesible y mediante el apoyo económico de las administraciones públicas. La inversión pública se extiende también a esos otros planes sectoriales que recuperación y rehabilitación como el Zamora Románica, el Plan Director de las Murallas o la recuperación de las riberas.

 

4.- Revisar el Plan de movilidad urbana para garantizar la coexistencia de los espacios peatonales y la cobertura de necesidades que se generen entre los residentes y los negocios. Para ello será necesario concretar y desarrollar sistemas que permitan controlar el tráfico rodado pero que no sean un obstáculo para el desarrollo de la actividad residencial o económica en este espacio.

5.- Corregir algunos déficits dotacionales o reprogramar los sistemas de equipamientos y servicios urbanos para dar respuesta a las necesidades de un espacio territorial con vigor y actividad.

 

En definitiva, como señaló la Alcaldesa, un nuevo Plan Especial de protección del Conjunto Histórico que no es un simple inventario de bienes y diseños a proteger, sino que está marcado por una estrategia de desarrollo pensada para ganar el futuro y para facilitar la vida de sus moradores en el presente.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.