El Índice General de Producción Industrial (IPI) ha experimentado una variación del –22,3% en mayo de 2009 respecto al mismo mes del año anterior.

Descontando los efectos de calendario, la variación interanual del IPI puede estimarse en el −20,5%.

Según el destino económico de los bienes, las tasas de variación respecto al mismo mes del año anterior han sido de un –13,1% para los Bienes de consumo (un –36,2% para los Bienes de consumo duradero y un –8,8% para los Bienes de consumo no duraderos), un –28,4% para los Bienes de equipo, un –28,9% para los Bienes intermedios y un –11,0% para la Energía.

Descontando los efectos de calendario, estas tasas interanuales pueden estimarse en un −10,9% para los Bienes de consumo (un –33,1% para los Bienes de consumo duradero y un –6,7% para los Bienes de consumo no duradero), un –26,7% para los Bienes de equipo, un –27,1% para los Bienes intermedios y un –10,5% para la Energía.

La tasa media del IPI corregida de efectos de calendario disminuye un 21,6% en tasa interanual en los cinco primeros meses de 2009

La tasa media del IPI se sitúa en un –22,8% en los cinco primeros meses de 2009 respecto al mismo periodo de 2008. Descontando los efectos de calendario, esta tasa media se sitúa en el −21,6%.

La evolución de la tasa media de la producción industrial atendiendo al destino económico de los bienes ha sido del –13,7% para los Bienes de consumo (un –33,4% para los Bienes de consumo duradero y un –10,1% para los Bienes de consumo no duradero), del –29,4% para los Bienes de equipo, del –30,5% para los Bienes intermedios y del –9,4% para la Energía.

Descontando los efectos de calendario, estas tasas medias de los cinco primeros meses se sitúan en un –12,0% para los Bienes de consumo (un –31,2% para los Bienes de consumo duradero y un –8,5% para los Bienes de consumo no duradero), un –28,1% para los Bienes de equipo, un −29,2% para los Bienes intermedios y un –9,3% para la Energía.

Las actividades que experimentan bajadas más moderadas durante el periodo enero-mayo de 2009 son la Industria de la alimentación, con un –2,7%, y la Fabricación de productos farmacéuticos, con un –4,8%.

Por el contrario las actividades que experimentan los mayores descensos son la Fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques, con un –46,2%, y las Otras industrias extractivas, con un –38,1%.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.