Por segunda ocasión en menos de 15 días la autovía A-66 entre Benavente y  León ha sido cerrada por causa del mal tiempo. La falta de previsión de fomento ha generado importantes placas de hielo en parte del trazado que han provocado medio centenar de accidentes de circulación con varios heridos, dos de ellos, graves.

EL más grave de todos se produjo en el kilómetro 164 de la A-66 alrededor de las ocho de la mañana, una colisión múltiple que afectó a ambos sentidos de la circulación, en la que se vieron implicados más de una veintena de vehículos y en el que una persona resultó gravemente herida.

El tráfico entre León y Benavente ha permanecido durante la mañana de hoy desviado por la N-630 y han estado operativos doce patrullas de la Guardia Civil de Tráfico y dos pertenecientes a Grupos Rurales.
Se mantiene la situación de emergencia situación 1 del Protocolo de Coordinación de actuaciones ante situaciones meteorológicas adversas, activado esta mañana por el Subdelegado del Gobierno en León, Francisco Álvarez, con conocimiento del Delegado del Gobierno en Castilla y León, como consecuencia de las numerosas placas de hielo que durante esta madrugada se han formado en las carreteras de la provincia y que han provocado los accidentes de tráfico.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.