El director Roland Emmerich parece sentir cierto placer al destrozar todo, en especial la Casa Blanca, que ya ha destruido en otras ocasiones como en Independence Day (1996) y en El Día de Mañana (2004).En su nueva película Asalto Al Poder (White House Down) vuelve a hacer de la Casa Blanca su principal objetivo. Aunque asegura que al conocer la idea de la película no contemplaba …

No hay comentarios