Categorías Deportes

El estado físico de Rafa Nadal marca su temporada

El regreso de Rafa Nadal a las pistas del Monte Carlo Country Club ha evidenciado la dificultad que tiene el retomar el contacto con la alta competición después de un período de un mes de inactividad provocado por las lesiones.

El manacorí había disputado su último partido en Indian Wells ante Karen Khachanov con continuas molestias en su rodilla derecha. Pese a requerir asistencia médica hasta en dos ocasiones, Nadal se impuso en el juego, pero las consecuencias para su maltrecha articulación le obligaron a comunicar su retirada tan solo unas horas antes de la disputa de las semifinales frente el suizo Roger Federer.

Lo cierto es que se vio bien al español en su primera toma de contacto con la tierra batida de Montecarlo, en la que prácticamente arrolló a un Roberto Bautista que llegaba pleno de moral tras su reciente triunfo ante el número uno del mundo, Novak Djokovic.

No sucedió lo mismo en los octavos de final ante Grigor Dimitrov, al que superó por 6-4 y 6-1. Pese a lo que pueda hacer pensar el marcador, el búlgaro llevó la iniciativa en los puntos importantes de casi todo el partido y solo se vio un buen Nadal a ráfagas. Esa tendencia se fue acentuando durante el cruce de cuartos frente Guido Pella al que terminó venciendo por 7-6 y 6-3, pero ante el que cedió hasta en cinco ocasiones su servicio, sufriendo en demasía.

Los malos augurios se confirmaron cuando en semifinales el mallorquín se enfrentó a un rival como Fabio Fognini, que le exigió más que hasta entonces. Pese a que Rafa comenzó por delante en el primer set (1-3), nunca consiguió llevar la iniciativa del partido y sucumbió por 6-4 y 6-2 ante el italiano, que a la postre sería el ganador del torneo.

La falta de ritmo le ha pasado factura a un Nadal que llegaba a la cita de Montecarlo con un bagaje de 18 partidos consecutivos invicto en sus pistas y 25 sets a su favor, por no hablar de los 11 títulos que atesora en este certamen. Tan crítico consigo mismo como es siempre, el propio Rafa explicaba tras caer ante Fognini que ha jugado uno de sus peores partidos en los últimos 14 años sobre tierra batida, insistiendo en que jugando tan mal ante un buen rival es imposible ganar. Por otro lado, también quiso matizar que regresar de una lesión siempre es difícil, a pesar de que la vuelta se realice ganando.

Ahora toca analizar todo lo que ha pasado y tratar de buscar su duodécimo título en el Barcelona Open Banc Sabadell. Aunque el de Manacor siempre aparece en las previsiones como un claro vencedor del torneo, llega por primera vez sin ninguna victoria previa en la temporada que le reste esa presión por ganar. Asimismo, tiene ante sí la oportunidad de lograr su 12ª corona en esta cita del Real Club de Tenis Barcelona. Un récord de títulos que jamás ningún tenista ha alcanzado en un mismo torneo.

Esta cita del Conde de Godó será determinante para comprobar el estado físico del tenista español en su regreso a la competición y de cara a lo que está por llegar, el inigualable reto de conseguir su duodécimo título de Roland Garros que ya tiene la lista de jugadores participantes y comienza en apenas un mes.

Las recurrentes lesiones

Es lógico pensar que en su cabeza ronden esa plaga de lesiones que en los últimos tiempos están marcando sus temporadas. En 2018 se vio obligado a realizar tres parones a consecuencia de este problema, teniendo que abandonar en dos torneos de Grand Slam como lo fueron el Abierto de Australia y el Open USA, además de renunciar a defender su número uno en la recta final del año en beneficio de Novak Djokovic.

Por lo que se refiere a esta temporada, una lesión en el muslo izquierdo ya le obligó a renunciar en Brisbane y puso en serias dudas su participación en el Open de Australia. Un nuevo problema en su muñeca izquierda estuvo a punto de hacerle abandonar por segunda vez en Acapulco, aunque con molestias pudo continuar hasta caer ante Nick Kyrgios. Y si a todo esto le sumamos esa tendinitis crónica que le afecta en ambas rodillas desde 2006, a veces cuesta entender cómo el balear es capaz de abstraerse de todos estos contratiempos.

En cualquier caso, Rafa Nadal lleva muchos años demostrando que se crece ante las adversidades y que, a sus 33 años, ni en las peores circunstancias se le puede dar por derrotado.

REDACCIÓN

Compartir
Publicado por
REDACCIÓN

Noticias recientes

El PP ha velado siempre por los intereses de los benaventanos.

Pedimos al próximo Alcalde, igualdad de trato para todos los ciudadanos, cumplimiento de la legalidad, transparencia en la gestión y…

hace 1 mes

Vox Zamora acusa a Guarido de «quitarse la careta»

En un comunicado la formación política ha asegurado que quien "se supone que es el alcalde de todos lo s…

hace 1 mes

¿Un final de LaLiga descafeinado?

Con un Barcelona que sumó su 26º título de campeón liguero en la jornada 35 y una parte baja de…

hace 1 mes

Ventajas de alquilar un almacén

  La restauración de muebles es una profesión que desde hace unos años ha revivido con fuerza, y es que…

hace 1 mes

¿Qué herramientas son necesarias para restaurar un mueble?

El mundo del bricolaje y la restauración en el hogar está viviendo una etapa de esplendor desde hace unos años.…

hace 2 meses

GADIS abre sus puertas en Benavente

La cadena gallega de supermercados Gadis ha abierto su hipermercado más grande de Castilla y León en el municipio zamorano…

hace 2 meses