La lectura de las conclusiones ha puesto punto y final a un congreso que en sus dos jornadas ha reunido a más de 300 profesionales y especialistas que trabajan con mujeres víctimas de violencia de género y con menores.

La directora general de la Mujer, Alicia García Rodríguez, ha clausurado en la tarde de hoy, miércoles 5 de noviembre de 2008, en el Auditorio Municipal de San Francisco de Ávila el Congreso Nacional “Menores. Como víctimas de la violencia de género”, organizado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades con la colaboración del Ayuntamiento de Ávila.

El encuentro, que fue inaugurado ayer por el consejero de Familia e Igualdad de Oportunidades, César Antón Beltrán, ha finalizado con la lectura a cargo de Alicia García Rodríguez de las conclusiones alcanzadas tras dos días de debates y ponencias en los que han participado profesionales y expertos que trabajan con mujeres víctimas de violencia de género y con menores.

CONCLUSIONES DEL CONGRESO NACIONAL “MENORES, COMO VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO”

  1. La protección e interés del menor debe estar presente en las actuaciones de los profesionales que tienen relación con mujeres que son maltratadas por razón de género.
  2. Aunque el interés del menor, hijos de las víctimas de violencia de género se recoge en la ley Integral, es necesario avanzar en las disposiciones normativas que tengan en cuenta la situación del menores.
  3. Es importante transmitir a los menores valores de igualdad, respeto y tolerancia en todos los ámbitos de actuación: familiar, educativo y social
  4. Aunque las actitudes en cuanto a las relaciones entre mujeres y hombres está cambiando, tenemos que tener un especial cuidado con:
  •  La visión de género que estamos transmitiendo a las nuevas generaciones
  •  A la población inmigrante que procede de culturas donde no han vivido este proceso de cambio y
  •  Que la sobreprotección que damos a nuestros hijos e hijas retrasa su desarrollo madurativo a todos los niveles

5.  El trabajo del día a día, demuestra que los jóvenes se encuentran en medio de una gran confusión y desorientación en cuanto a  los nuevos roles de género planteados actualmente. Es necesario por tanto, ofrecerles modelos alternativos positivos donde puedan identificarse

6. Es importante identificar, analizar, investigar y  conceptualizar como un fenómeno independiente: “Los efectos negativos que la violencia de género, provocan en los menores, convirtiéndoles en víctimas principales y directas de esa lacra social”  ello permitirá crear medidas específicas para su erradicación.

7. Hay que establecer más programas de intervención específicos en el que se tenga en consideración que es preciso el acompañamiento y apoyo emocional a los menores reforzando sus capacidades, porque lo que ellos necesitan es:

  • entender lo que pasa a sus alrededor
  • Interiorizar su nueva situación
  • expresar sus emociones y
  • desculpabilizarse
     
    8. Es preciso realizar formación específica a los profesionales que atienden a las mujeres víctimas de la violencia de género con los siguientes objetivos:
    ” Hacerles visibles que los menores son otra víctima directa de la violencia de género.
    ” Dotarles de técnicas para hacer una primera valoración del estado y necesidades de los menores.

La mejor solución y la más eficaz, es la que se consigue con la colaboración de todos los profesionales y la implicación de todas las instituciones, tanto públicas como privadas.

Y como conclusión final, se considera que los menores que viven una situación de violencia de género en su hogar, deben ser declarados como víctimas de violencia de género.

UN FORO DE ENCUENTRO

Al encuentro han asistido más de 300 profesionales de distintos ámbitos y disciplinas que trabajan con mujeres víctimas de violencia de género y con menores y han intervenido ponentes de diversas comunidades autónomas como Castilla y León, La Rioja, Murcia o Madrid.

El Congreso se ha constituido en foro para analizar los efectos que la violencia de género tiene en los hijos e hijas de las mujeres que sufren esta lacra y para proponer las medidas que se deben adoptar desde los poderes públicos, en colaboración con distintas entidades, para atender a estos menores. En el transcurso del encuentro y a través de las diferentes ponencias y mesas redondas se ha analizado la incidencia de la violencia de género en los menores, las consecuencias que para ellos tiene la convivencia en un hogar donde existe el maltrato y las medidas de intervención que se pueden llevar a cabo.

En definitiva, se ha querido hacer visible la realidad de los hijos y las hijas de las mujeres víctimas de violencia de género como víctimas ellos mismos y se han analizado las distintas medidas de intervención desde varios puntos de vista como el jurídico, psicológico, sanitario o educativo.

El Congreso Nacional “Menores, como víctimas de violencia de género” ha estado dirigido a profesionales de diversos sectores que trabajan directamente con mujeres víctimas de violencia de género y/o con menores. Desde la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades se entiende que la formación de los profesionales que trabajan con personas víctimas de violencia de género es básica para mejorar la atención e intervenciones y para detectar situaciones de este tipo.

No hay comentarios