La vicepresidenta primera y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, ha inaugurado hoy en Valladolid el Centro de Recursos Ambientales, un espacio que pretende convertirse en una referencia en materia de Educación Ambiental y en cuya construcción se han cuidado al máximo los criterios de sostenibilidad y ecoeficiencia, así como las condiciones bioclimáticas.

El complejo PRAE surge en primera instancia de la necesidad de actualizar y diversificar los contenidos y recursos del Centro de Interpretación de la Naturaleza de Valladolid (CINVA), para adaptar la oferta educativa  que se venía realizando desde 1987 en este Centro a los nuevos retos y políticas de gestión medioambiental actuales, con el objetivo de potenciar su capacidad como recurso para el fomento de una sólida cultura ambiental ciudadana en la Comunidad.

El complejo PRAE es un proyecto educativo ambiental de carácter integral y ejemplarizante en todos sus elementos, que comprende dos actuaciones: el Centro de Recursos Ambientales y  el Parque Ambiental. Ambos se integran como un conjunto de uso social, técnico y educativo, de disfrute, de experimentación y sensibilización ambiental que pretende transmitir a toda la sociedad los conocimientos y valores necesarios para alcanzar un futuro de sostenibilidad.

El Centro de Recursos Ambientales en su vocación ejemplarizante fue proyectado desde sus orígenes como un edificio ecoeficiente, de altas prestaciones bioclimáticas, tanto desde un punto de vista pasivo como activo. En su diseño y construcción se han cuidado expresamente  los criterios de sostenibilidad, tanto de los sistemas como de los materiales constructivos y el uso de energías renovables, de manera que, constituyera en sí mismo un recurso educativo y ejemplo representativo de ecoeficiencia  constructiva. El proyecto es obra del estudio de arquitectura vallisoletano “ODI más P” y la inversión realizada es de 8.000.000 €.

Las obras del Centro de Recursos Ambientales, comenzaron en enero del 2007 en el lugar que ocupaba el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Valladolid (CINVA), aumentando la superficie de actuación y generando nuevas instalaciones. La primera fase de la obra consistió en una deconstrucción selectiva del antiguo edificio, separando y clasificando todos los materiales, cumpliendo con los principios de prevención, reducción, reutilización y reciclaje, bajo la supervisión del Green Building Challenge(GBC), máximo organismo internacional que certifica la excelencia ambiental.

El Centro de Recursos Ambientales, de 3.541, 66 m2, cuenta con una organización de los diferentes espacios funcionales distribuidos entre las 2 plantas que lo integran, estructurándose espacialmente en: Área de Educación e Interpretación Ambiental, Área Administrativa, Área Multifuncional y Zonas comunes.

Al Centro de Recursos Ambientales se le aplicó en el año 2006 la herramienta Sello Verde, por parte del Green Building Challenge. En este proceso el proyecto del edificio obtuvo una puntuación de máxima excelencia, 3,47 puntos, la máxima lograda por un edificio español hasta esos momentos. Ese mismo año 2006, el Centro de Recursos Ambientales recibió el Primer Premio de Edificación Sostenible convocado por el Instituto de la Construcción de Castilla y León.

Por otro lado hay que señalar que la organización IISBE-España (Iniciativa Internacional para una construcción medioambientalmente sostenible) seleccionó el Centro de Recursos Ambientales para representar a España en la Conferencia Mundial ‘Sustainable Building Challenge que se celebró el 24 y 25 de septiembre de 2008 en la ciudad australiana de Melbourne, como ejemplo de construcción sostenible de un edificio no residencial.

EXPOSICIÓN CAMBIO CLIMÁTICO: NUEVAS ENERGÍAS PARA UN CAMBIO GLOBAL

La exposición Climate Change está organizada por el American Museum of Natural History, New York en colaboración con la Junta de Castilla y León. La itinerancia internacional de la muestra se inicia en el Centro de Recursos Ambientales de Valladolid, para posteriormente recorrer Museos e Instituciones Culturales de Europa, Asia, Oriente Medio, México y América del Sur

Se trata de la segunda colaboración de la Junta de Castilla y León con el Museo Americano de Historia Natural después de la exposición denominada “Los primeros europeos: tesoros de la Sierra de Atapuerca” que se presentó en Nueva York en 2003.

Con esta nueva y extensa exposición, que recibe en castellano la denominación de “Cambio Climático: Nuevas energías para un reto global”, el Museo Americano de Historia Natural junto con la Junta de Castilla y León abordan uno de los fenómenos sociales y científicos más complejos y urgentes del siglo XXI: el cambio climático global.

La exposición presenta, a visitantes de todas las edades, los aspectos científicos del cambio climático y muestra las consecuencias que tendrá para las generaciones futuras. Aunque la exposición Cambio climático deja claro que no existe una solución única, permite a los visitantes comprobar cómo las acciones destinadas a conseguir un uso más eficiente de la energía, tanto a nivel individual como colectivo, pueden contribuir significativamente a la reducción del calentamiento global; siempre que se sumen estos esfuerzos al prometedor desarrollo de las energías alternativas. La exposición permanecerá abierta hasta junio de 2009.

Por medio de puestos interactivos, videos, y dioramas que muestran los últimos descubrimientos y estudios científicos, la exposición revela cómo la acción del hombre durante los últimos tres siglos ha tenido efectos dramáticos sobre la naturaleza, especialmente la quema de combustibles fósiles, la deforestación y los nuevos usos del territorio. La concentración en la atmósfera de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2), se ha incrementado muy rápidamente y ha transformado el clima de la Tierra.

La exposición Cambio climático explica cómo el calentamiento global puede afectar gravemente a los seres humanos y poner en peligro a los ecosistemas con sus efectos: subida del nivel del mar, aumento de la incidencia de sequías y tormentas, incrementos cada vez mayores de temperatura sobre determinadas áreas terrestres y oceánicas y muchos otros cambios a nivel planetario.

La exposición se centra en las soluciones y en las medidas necesarias para pasar de un sistema dependiente de los combustibles fósiles a una economía con un uso más eficiente de la energía. Con este objetivo, se resaltan las opciones energéticas futuras, incluyendo la energía solar, eólica, nuclear, y la posibilidad de capturar y almacenar el dióxido de carbono (también conocido como secuestro de carbono). La exposición descubre a los visitantes cómo pueden contribuir a la solución global gracias a sencillos cambios en sus hábitos personales, como por ejemplo el uso de transporte público en lugar del coche, la elección de electrodomésticos de bajo consumo de energía o el pago electrónico de las facturas.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.