El Banco de España aprobó este jueves las dos primeras fusiones de las cajas catalanas, la de Caixa Manlleu, Sabadell y Terrasa, y la de Caixa Catalunya, Manresa y Tarragona, así como la de Caja Duero y Caja España.

La comisión ejecutiva del Banco de España informó este jueves de que ha aprobado los planes de fusión de estas entidades porque cumplen “los criterios de solidez y racionalidad económica que se han de exigir para este tipo de operaciones”.

Los respectivos proyectos ha sido aprobados a su vez por la comisión rectora del Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ya que requieren la suscripción de participaciones preferentes convertibles en cuotas participativas de la entidad resultante por un importe conjunto de 2.155 millones de euros.

En concreto, la integración de Caixa Catalunya, Manresa y Terrassa requiere recursos por 1.250 millones de euros, mientras que la fusión de Manlleu, Sabadell y Terrasa precisa 380 millones de euros, y la de Caja Duero y Caja España, 525 millones de euros.

Las condiciones de cada operación se comunicarán inmediatamente a la Comisión Europea, al tiempo que la decisión del FROB será notificada al Ministerio de Economía y Hacienda conforme al real decreto de 26 de junio sobre reestructuración bancaria y reforzamiento de los recursos propios de las entidades.

El proceso deberá ser ratificado además por las respectivas asambleas generales de las ocho cajas y obtener autorización definitiva por parte de los gobiernos autonómicos, de la Generalitat de Catalunya en el caso de las dos fusiones de cajas catalanas, y de la Junta de Castilla y León, en el de Caja Duero y Caja España.

El consejo de gobierno del Banco de España analizaba este jueves la marcha del proceso de reestructuración financiera en España, que afecta fundamentalmente a las cajas de ahorros y está encaminado a conseguir instituciones solventes en un entorno cada vez más complicado.

Precisamente el miércoles, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez instó al sector financiero a acelerar la reestructuración y advirtió a “la minoría” de cajas que retrasan los procesos de integración que se perjudican a sí mismas y al conjunto del sector.

En este sentido, reclamó la retirada de obstáculos tanto desde las propias entidades como a los gobiernos de las comunidades autónomas, y recordó que el el Parlamento ha dotado al Banco de España de suficientes instrumentos para intervenir entidades en caso de que sea necesario.

Bruselas ha autorizado la aplicación del FROB hasta el próximo 30 de junio, aunque el Gobierno ya ha expresado su confianza en que dicho plazo se extienda más allá de esa fecha en caso de que sea necesario.

La comisión ejecutiva del Banco de España está integrada por el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el subgobernador Francisco Javier Aríztegui, y los consejeros Ángel Luis López y Vicente Salas.

Es la comisión ejecutiva del instituto emisor la encargada de acordar medidas de intervención de entidades financieras y de sustitución de administradores, así como otras medidas cuyo ejercicio se ha encomendado por ley al Banco de España.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.