El PP ha vuelto a salir al paso de lo que califican de “pueriles y falsas” acusaciones del Alcalde de Benavente, Luciano Huerga. A quien aplican sus propios razonamientos para acusarle de haber intentado impedir que se ofreciese el servicio de hemodiálisis en Benavente.

Huerga intentó impedir que se ofreciese el servicio de hemodiálisis.

En coherencia con el pueril razonamiento de Huerga, que atribuye falsamente al PP el querer cerrar el centro de hemodiálisis, podríamso decir que fue el mismo Huerga quien desde el primer momento no quiso e intentó impedir que se diese dicho servicio, por cuanto denegó todos los permisos a la empresa”.

“Igualmente sucede con su razonamiento puede servir para culparse a sí mismo (Luciano Huerga) de querer que los vecinos sufriesen las molestias sobre las que se sustentaron sus denuncias, y posteriores sanciones a la empresa, cuando no les hizo caso ante sus avisos en el año 2015″.

En concreto los vecinos del edificio remitieron al Ayuntamiento de Benavente en noviembre del 2015 sendos escritos comunicando su preocupación por las obras que se estaban ejecutando en el edificio y posteriormente sendas denuncias por ruidos. El Ayuntamiento ha sancionado en varias ocasiones a la empresa, en uno de los casos con 12.001 €, por la comisión de una falta muy grave, que conlleva sanciones de entre 12.001 € y 300.000 €.

La justicia debería valorar la responsabilidad del Alcalde, que durante cuatro años deniega las licencias de actividad, pero luego permite que se ejerza sin las garantías que para la seguridad y la salud, otorga la concesión de dichas licencias; que primero no impide que se produzcan los ruidos y molestias, pero después los sanciona.

Cuatro años después el Ayuntamiento sigue sin conceder las licencias al centro ubicado en la Calle Sanabria, si Huerga juzgara sus propios actos y según sus propios razonamientos, llegaría a la conclusión de que él mismo sigue sin querer que se ofrezca el servicio”.

“Tampoco les ha concedido la reserva de espacio para el aparcamiento de ambulancias, luego también quiere que los enfermos que acuden en camilla o silla de ruedas, sufran el rigor de las inclemencias meteorológicas, lluvia y frío; y que se vean obligados a rodear los vehículos aparcados en la zona para poder acceder al edificio”.

El Partido Popular Benavente ha pedido públicamente en diferentes ocasiones que se corrija esta circunstancia y que se solventen los problemas existentes, advirtiendo del riesgo y del peligro que supone para la seguridad y la salud de las personas ejercer este servicio sin las correspondientes licencias urbanísticas y sin estar adaptadas las instalaciones a la normativa legalmente establecida.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.