Mientras los Duques de Lugo siguen con su vida tras el divorcio, la periodista Paloma Gómez Borrero explica cómo ha sentado la noticia de esta separación en la Casa Real y, concretamente, a la Reina Sofía, que se opuso al divorcio y ahora a la nulidad matrimonial.   La semana pasada ya se pudo ver a la Infanta Elena continuando con su vida normal; el jueves acudió a Albacete para la inauguración de un Centro de Autonomía Personal para Mayores. Del mismo modo, se la pudo ver el pasado viernes acompañando a sus dos hijos, Victoria Federica y Juan Froilán, al colegio.

   La Infanta Elena, de abrigo negro para protegerse del frío madrileño, llegó conduciendo su propio coche y, evidentemente descontenta con la presencia de la prensa en el lugar, esperó pacientemente a que Juan Froilán cogiera su mochila y entrara en el colegio.

   Tras la jornada escolar, el encargado de ir a buscar a los pequeños fue Jaime de Marichalar, que aprovecha los fines de semana para pasarlos con sus dos hijos, el único que refugio que tiene en estos malos momentos que está atravesando después de que se anunciara el divorcio definitivo de los Duques de Lugo.

   Un divorcio que ha provocado que la Reina se haya llevado “un disgusto muy grande”. Así lo afirma la periodista Paloma Gómez Borrero, que preguntada por la posibilidad de que Doña Sofía apruebe una hipotética petición de nulidad matrimonial de los Duques de Lugo señala: “Es una mujer que sabe los deberes que tiene la monarquía”.

   “Ella hubiera preferido, ya que el matrimonio se rompía, de esa separación temporal llegar a una separación total, que cada uno viviera en su casa, pero que los niños no vivieran ese dolor tan grande que tiene que ser un divorcio”, explicó a los medios la periodista, que añadió que toda esta situación está siendo “muy dura” para la Reina.

   En cuanto al asunto de la nulidad matrimonial, Gómez Borrero deja claro que es algo que puede servir para que tanto la Infanta Elena como Jaime de Marichalar se puedan volver a casar. “Es lo único para lo que les puede servir la nulidad (…) lo que hay que ver es si se quieren volver a casar”, matizó.

   Además, señaló que para pedir la nulidad matrimonial, en caso de que se haga, la Infanta Elena aducirá ante el Tribunal de La Rota ‘inmadurez’, pues, como indicó la periodista se casó con 28 años y “hay gente que es inmadura o bien que no sabía los deberes que conlleva un sacramento o que no está tan segura o convencida. Pero tienes que demostrarlo”.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.