El consumo de drogas, tanto legales como ilegales, entre los jóvenes de 14 a 18 años de edad en Castilla y León ha descendido significativamente, según la Encuesta ESTUDES, un sondeo bianual realizado entre los estudiantes de Secundaria, Formación Profesional y Bachillerato y que se enmarca en las iniciativas que lleva a cabo el Plan Nacional de Drogas.

La encuesta, efectuada en noviembre y diciembre de 2006, arroja unos resultados muy positivos sobre la evolución del consumo de drogas entre los jóvenes castellanos y leoneses con respecto al anterior estudio, realizado en noviembre y diciembre de 2004. El descenso registrado en el consumo de las drogas más extendidas demuestra la eficacia de la política integral de prevención que lleva a cabo la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, máxime si se tiene en cuenta que estos resultados tienden a consolidarse y que es probable que se mantenga la curva de descenso en los próximos años.

Así, el porcentaje de jóvenes de Castilla y León que fuman a diario ha descendido un 16%, el índice más bajo desde que se inició la encuesta en 1994. Los consumidores de cannabis, la droga ilegal más extendida, han descendido casi un 20%, mientras que el consumo de cocaína, que había crecido ininterrumpidamente desde 1994, experimenta una disminución del 28%.

Con respecto al alcohol, la droga más problemática dada su gran implantación entre los jóvenes, los datos también son positivos. Los consumidores de alcohol han descendido en un 10%, mientras que los consumidores en fin de semana han descendido en un 15%. Este último porcentaje referente a los consumidores de fin de semana es el más bajo desde que se empezó a registrar este indicador en el año 2000.

La encuesta ESTUDES constata otros parámetros sobre el consumo de drogas entre los jóvenes de Castilla y León cuyo análisis resulta esencial para incorporarlos a las políticas preventivas que lleva a cabo el Gobierno regional.

Por ejemplo, el estudio revela que, en contra de la creencia generalizada, el consumo de drogas no es lo habitual entre los estudiantes de 14 a 18 años de edad de la Comunidad. La gran mayoría, más del 95%, no ha consumido nunca sustancias como la cocaína o el éxtasis y dos terceras partes, un 62,6%, no ha fumado cannabis. En lo que respecta al tabaco, el 50% nunca ha fumado y más del 80% no fuma habitualmente. En general, el consumo de drogas entre los estudiantes es experimental y ocasional y responde a un patrón de uso recreativo ligado al ocio y a los fines de semana.

Dos datos altamente positivos que han influido en el descenso del consumo son el aumento de la percepción, por parte de los estudiantes, del riesgo que entrañan las drogas, y la disminución de la disponibilidad y acceso a las drogas. Estos dos parámetros descienden por primera vez desde hace varios años.

La equiparación entre chicos y chicas es un hecho en el consumo de las drogas socialmente más aceptadas. Incluso, la proporción de consumidoras femeninas de alcohol, tabaco y cannabis es mayor que la masculina.

Respecto a la edad de inicio en el consumo, el momento crítico para el aumento del consumo de tabaco, alcohol y cannabis se sitúa en los 15 y 16 años y la proporción de consumidores aumenta progresivamente, alcanzando su máximo a los 18 años.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.