Santiago-Juarez
Santiago-Juarez

El consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha confirmado que el convenio para constituir la primera macrorregión ibérica será firmado en Castilla y León en los primeros quince días de septiembre por los presidentes Herrera, Núñez Feijóo y Lage. De Santiago-Juárez ha hecho este anuncio tras reunirse en Oporto (Portugal) con el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas y Justicia de Galicia, Alfonso Rueda, y con el presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional de la Región Norte de Portugal, Carlos Lage.

De Santiago-Juárez ha manifestado que el acuerdo alcanzado hoy constituye el “paso previo” para la puesta en marcha de esta nueva figura que constituirá “un nuevo espacio” de cooperación entre tres territorios que tienen “mucho que compartir” a partir de elementos comunes que “pueden y deben ser aprovechados”. Bajo el nombre de “Regiones del Sudoeste Europeo (RESOE)”, el convenio de constitución, que hoy ha sido consensuado por todas las partes, será rubricado, según ha indicado el consejero y portavoz, “en los primeros quince días de septiembre”. De hecho, ha acordado con el Gobierno gallego que el acto tenga lugar en nuestra Comunidad. La presidencia de la macrorregión será compartida.

Asimismo, ha resaltado que la elección del modelo macrorregional resulta más “adecuado” para el desarrollo de políticas en los ámbitos de la economía, el conocimiento, el medio ambiente, la cultura o el turismo que constituyen “las grandes áreas” sobre las que “en un primer momento” se asentará el trabajo en común.

De hecho, ha incidido en que estamos ante una figura “relativamente nueva” en el conjunto de la Unión Europea del que tan sólo existen “unos pocos precedentes” en países del norte aunque los resultados que han cosechado revelan, según ha añadido el consejero, “que el camino de las macrorregiones tiene muchas posibilidades de futuro”.

Por ello, ha insistido en que este paso supone el “germen” de un proceso “de carácter interregional y transnacional” que permite “anticiparse” al nuevo escenario de financiación europea y “definir” a las autoridades comunitarias en qué “espacios de colaboración” pueden trabajar los territorios que forman parte de la macrorregión. También ha apuntado que la “mundialización creciente” ofrece nuevas oportunidades de cooperación que pueden “ir más allá” de los marcos tradicionales, cimentados en las comunidades de trabajo, aunque ha querido dejar claro que la macrorregión no tiene “vocación de sustituirlas”, dado que dichas comunidades son herramientas para la cooperación transfronteriza y la macrorregión es un instrumento para la cooperación “interregional”.

Uno de los aspectos novedosos es la constitución de grupos de trabajo para cada una de las áreas de actuación que se han planteado o que puedan establecerse en el futuro. Su objetivo es la “realización de proyectos conjuntos, el impulso y la coordinación” de las áreas de colaboración. Estarán coordinados por un comité de seguimiento e integrados por representantes de la sociedad civil: organizaciones empresariales y sindicales; universidades así como todas aquellas asociaciones y colectivos que puedan “contribuir” a la consecución de los objetivos de la macrorregión. Asimismo, con su puesta en marcha, se pretende elaborar proyectos para conseguir fondos en el nuevo marco europeo.

El consejero de la Presidencia ha destacado que este “papel activo” de la sociedad civil es “fundamental” ya que la cooperación entre territorios debe contar de modo “casi obligatorio” con la “complicidad” de los ciudadanos. De hecho, De Santiago-Juárez ha apuntado que el “éxito” de iniciativas de este tipo radica “en gran parte” en que las administraciones consigan que la sociedad “se implique y los haga suyos”.

Áreas de colaboración
Además del ámbito institucional la colaboración entre Castilla y León, Galicia y la Región Norte portuguesa se extiende a otros cinco ámbitos: economía e industria; universidades e investigación; empleo; medio ambiente, así como la cultura y el turismo.

El sector de la automoción, dentro del ámbito económico, ocupa un papel muy relevante para los tres territorios. La existencia tanto de fabricantes como de industria de componentes y servicios para esta industria conlleva la necesidad de estimular la creación de alianzas estratégicas entre unos y otros, de modo que también se puedan crear “clusters” empresariales en sectores comunes y que también les vinculen con los centros tecnológicos y las universidades.

Estas instituciones académicas son, precisamente, sobre las que se asienta otra de las áreas en las que trabajará la macrorregión a partir de la existencia de una larga tradición universitaria. Lo que se pretende, en este caso, es crear un espacio de excelencia dentro del Espacio Europeo de Enseñanza Superior, que canalice e impulse la oferta de dobles titulaciones, fomente el intercambio de alumnos y profesores y estimule la docencia y la investigación.

Dentro del ámbito laboral, y desde la base existente a través de los trabajos conjuntos que ya desarrollan los tres componentes de la macrorregión en aspectos relacionados con la movilidad transfronteriza de trabajadores y la coordinación entre las oficinas y los centros de empleo, el objetivo pasa por impulsar estas políticas para actuar coordinadamente tanto en el aspecto territorial como en el sectorial y aprovechar así aquellas experiencias positivas y proyectos innovadores que puedan dinamizar la creación de empleo y la formación de los trabajadores.

La macrorregión cuenta con un rico patrimonio natural que proporciona múltiples posibilidades de cooperación, por ejemplo, en la gestión de los espacios que comparten Castilla y León, Galicia y la Región Norte para conseguir una repercusión favorable tanto en su difusión como en su conservación. Esa protección se extendería también a las especies que habitan en esos lugares y también se reforzaría la colaboración en materia de incendios forestales.

Si los recursos naturales compartidos son importantes, también lo son el patrimonio artístico y cultural. Son de especial interés las muestras del denominado “románico atlántico” que jalonan todo el territorio de la macrorregión. Junto al Camino de Santiago francés que atraviesa la franja norte de nuestra Comunidad y culmina en Galicia existen otros “caminos a Santiago” cuya potenciación en términos culturales y turísticos también puede ser explorada.

A todos estos asuntos, la reunión de hoy no ha descartado que en el futuro, y en función de las necesidades o las oportunidades que se detecten en la comisión que realizará el seguimiento de la macrorregión, se puedan incorporar otras áreas de interés siempre bajo la premisa de mejorar la calidad de vida de la población que reside en el territorio de las tres zonas que participan en ella. Además, deja abierta la posibilidad de que otras regiones europeas se incorporen, siempre que comparten los mismos intereses.

La macrorregión aglutinará a más de nueve millones de habitantes repartidos entre los tres territorios con una extensión superior a los 145.000 kilómetros cuadrados en la que asientan una veintena de universidades y siete aeropuertos de diferente tamaño, entre otros recursos. La distribución laboral por sectores es muy similar con un predominio de los servicios, seguido por la industria, la construcción y las actividades agrícolas y ganaderas.

En la reunión de esta mañana han participado el consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez; la directora general de Relaciones Institucionales y Acción Exterior, María de Diego Durántez; así como el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas y Justicia de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda; el directo general de Relaciones Exteriores y con la Unión Europea, Jesús Gamallo. La Región Norte ha estado representada por Carlos Lage, presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo de la Región Norte y por Nuno Almeida, coordinador de la Unidad para la Cooperación Estratégica de la mencionada Comisión.

Modelo de descentralización y cohesión
La presencia de De Santiago-Juárez en Oporto se ha completado con su intervención en el seminario internacional “Promover la cohesión, descentralizar el Estado y desarrollar las regiones”.

Acompañado por su homólogo gallego, Alfonso Rueda, y por representantes lusos y franceses, el consejero y portavoz ha repasado el modelo de desarrollo autonómico español y la apuesta de la Junta de Castilla y León por intensificar la “cooperación horizontal”, de manera especial con los territorios limítrofes y siempre desde una visión “al servicio de los ciudadanos”.

En concreto ha señalado la importancia que tiene la colaboración entre administraciones para prestar los servicios esenciales, “los que de verdad determinan el día a día”, de manera cómoda y sencilla para los ciudadanos. De Santiago-Juárez ha apuntado que este hecho es una condición “indispensable” para conseguir una “auténtica cohesión y vertebración” del territorio en los modelos de Estado descentralizado.

En este sentido, ha destacado el valor de las políticas de cohesión que junto al esfuerzo realizado por la propia Comunidad durante estos últimos años ha permitido a Castilla y León abandonar el denominado Objetivo 1 de la Unión Europea por méritos propios al haber alcanzado las tasas de convergencia necesarias para ello.

El seminario internacional en el que ha participado De Santiago-Juárez ha sido organizado en Oporto por la Comisión de Coordinación y Desarrollo de la Región Norte y por el Consejo Regional del Norte de Portugal. Esta iniciativa ha pretendido, a través de las experiencias y testimonios de representantes políticos e institucionales, debatir sobre los desafíos actuales de la cohesión territorial, la modernización y descentralización estatal y el desarrollo de las regiones, tanto en el contexto portugués como en el europeo.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.