Normalmente los médicos recomiendan hacer alguna actividad deportiva para que nuestro cuerpo esté en mejores condiciones. Pero también es conocido que hacer ejercicio físico regularmente, sobretodo actividades aeróbicas o de resistencia, como correr o el uso de bicicletas de ciclo indoor, hace que se produzcan una serie de consecuencias que son beneficiosas para nuestro sistema cardiovascular.

Las explicaciones que ha dado el jefe del servicio de Medicina Deportiva del Hospital Universitario Quirón Salud Madrid, el doctor Luis Serratosa, sobre los beneficios que aporta practicar algún tipo de actividad a nuestro corazón son: el enlentecimiento de la frecuencia cardiaca, un ligero engrosamiento de los espesores de las paredes del corazón, la mejora de la función sistólica y diastólica, un aumento de las cavidades cardiacas y la mejora de la vascularización, tanto del miocardio como de la musculatura activa periférica.

Además el doctor también explicó que este tipo de adaptaciones hacen que la capacidad funcional mejore, no solo en el rendimiento deportivo, sino en el dia a dia. Incluso también ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, como la cardiopatía isquémica.

Para las personas que quieren iniciarse en el mundo del deporte es aconsejable que se sometan a una valoración cardiológica, este tipo de pruebas se pueden hacer a partir de los 12 años y sirven para detectar problemas cardiovasculares. En estos exámenes se debe incluir un historial clínico detallado de cualquier problema, como pueden ser las palpitaciones, dolores torácicos, mareos o incluso síncopes asociados al esfuerzo.

Además este tipo de pruebas buscarán si se tiene algún antecedente de muerte súbita o de cardiopatía hereditaria en familiares de primer grado, además de una exploración física para descartar que hubiese presencia de soplos anormales, e incluso se realizará un electrocardiograma en reposo.

Dependiendo del nivel del deportista, del resultado de las pruebas y del tipo de actividad que se practica se realizarán unas pruebas determinadas como una ecocardiografía o la prueba de esfuerzo, como pueden ser la de holter, una cardiorresonancia, un estudio genético, un eco de estrés o un estudio electrofisiológico.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.